Que pena de nuestra Semana Santa. Por Félix Moya

Roble Radio

Queridos paisanos de Villarrobledo, escribo estas lineas desde la tristeza, la tristeza que me ocasiona ver las calles casi vacias en nuestra Semana Santa.

Estas lineas más bien son un lamento, un lamento por las pocas personas que salen a las calles para ver de cerca nuestras procesiones, para ver las obras de arte que componen el patrimonio de nuestras cofradias, para presenciar en vivo la celebración de la pasión, muerte y resurrección de nuestro señor Jesus.
Los que antaño comenzabamos a vivir la Semana Santa desde niños con ocho o nueve años, engrosando las largas filas de nazarenos, interminables, conformadas por cientos de ellos.
Soñabamos despues al crecer, formar parte de alguna de las bandas de cornetas y tambores, en mi caso de dos de ellas, mas tarde cuando crecimos y nos hicimos mayores nuestro deseo era llevar las andas de nuestros tronos, y en algunos casos incluso formamos parte de las distintas juntas directivas.
Recuerdo con añoranza bajar la calle de la plaza, abarrotada de gente, la curva para llegar a la calle Octavio Cuartero, donde cientos de personas se agrupaban para presenciar la procesión, tanta gente que incluso a veces se hacia dificil tocar el tambor sin temor a golpear a alguien.
La calle Octavio Cuartero con las aceras llenas y con un mitico cine Rex aún proyectando peliculas por aquel entonces, llegaba la curva para enfilar el ultimo tramo, de vuelta a San Blas y la gente estaba allí, esperando, dando calor en las noches frias, en fin, tiempos pasados, una pena.
Hoy veo como todo se va apagando poco a poco, sin apenas percibirlo, veo como cada vez cuesta más encontrar gente que quiera ocupar un lugar debajo de un trono, agrupaciones musicales mermadas de componentes, y el relevo generacional va decayendo y repito, sin apenas percibirlo.
Que pena la de anoche miercoles, una procesión tan emotiva como la de la pasión del señor, se celebraba en unas calles practicamente desoladas, simplemente con la presencia de algunos devotos que aún salen a la calle para vivir estos momentos especiales.
Desde estas lineas quiero agradecer el esfuerzo de las muchas personas que aunan fuerzas y empeño para seguir adelante y que nuestra Semana Santa se fortalezca más de lo que está ahora, quiero dar las gracias a todas las cofradías, a todos sus cofrades, a todos aquellos que arriman el hombro a contracorriente para que esta celebración siga en pie, quiero dar las gracias a esas personas que estan en la calle, aunque sean pocos, eso da animos a las personas que procesionan, creedme, lo se.
Estas lineas son mi humilde opinón, entiendo quien comparta o no mis pensamientos, simplemente necesitaba hacerlo.

Felix Moya.

VillarrobledoDiario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

VillarrobledoDiario