Mi Villarrobledo me emociona. Por Santos García Catalán

Roble Radio

 

Teresa Jareño, rodeada de sus nietos, y Santos García Catalán el día de la presentación (Villarrobledodiario.com)
Santos García Catalán.

Fue en la última visita a mi Villarrobledo del alma, cuando se presentó el libro “Teresa y Pedrés, en el arte y en la vida”. Un tomo lleno de emociones, de historias bellas, de sentimientos, de humanidad y de arte.

La respuesta de nuestros paisanos y amigos fue, sencillamente, admirable. ¡Gracias!

Y gracias a Miguel Parreño (www.villarrobledodiario.com) por habernos apoyado desde el primer momento; y a Canal 4 por la emisión del reportaje. Y a Valentín Bueno, y a Cristina García, alcalde y concejala de nuestro Ayuntamiento, por apadrinar nuestro proyecto literario. Y a Ana Simón, responsable del Museo-Biblioteca.

Y a las asociaciones del Párkinson y La Bravera. Ellos, sus socios, se encargarán de distribuir los 200 ejemplares que Teresa Jareño, haciendo gala de su generosidad, ha donado a estas dos entidades, cuyos beneficios servirán de ayuda para llevar a cabo sus fines sociales y humanos.

Roble Radio

Con Paqui Caro (La Bravera) y Cati Haro (Párkinson) en su turno del acto (Villarrobledodiario.com)

Fue una tarde inolvidable para el que suscribe, pero sobre todo para Teresa y su familia quienes vivieron una jornada llena de emociones al recordar los tiempos de niñez de su madre y el imborrable recuerdo de su padre; el gran Pedrés, que quedará perenne en el tiempo con la publicación.

De espaldas Pedro y Rocío, los hijos de Teresa y Pedrés en un momento de su intervención en el acto. Teresa mantiene en brazos a un su última nieta: Candela, hija de Pedro

La familia Martínez Jareño quiso aprovechar la jornada dominical para visitar lugares conocidos del pueblo donde Teresa vivió su niñez. Tras la salida del Hotel Ideal, enfilamos hacia la parroquia de San Blas por la puerta sur, una auténtica catedral que atravesamos en mitad de la tradicional misa de 12, con un lleno hasta arriba.

Luego hubo una pequeña parada en la plaza de Ramón y Cajal (la Plaza Vieja de toda la vida) para proseguir por la calle de Graciano Atienza (la calle de la Plaza de siempre) y desembocar en la Plaza Nueva (Mercado de Abastos).

Arcadas del Ayuntamiento (siglo XVI) y al fondo San Blas (siglos XV y XVI) (Revista digital Planaje)

Dejamos a la izquierda al mercado (1930) y nos adentramos en la Plaza de la Constitución, otrora lugar de mercadillos y recinto ferial, para visitar los Jardinillos Municipales que, junto al mercado y su entorno, se levantaron sobre el “Carrillo Grande”, una laguna que, junto con el “Carrillo Chico”, fue durante siglos abrevadero natural para el ganado trashumante que venía de La Mesta (data de la Edad Media).

Una vista de los Jardinillos Municipales con un escenario al fondo, donde, precisamente, llegó a actuar Teresa Jareño en su etapa de éxitos artísticos (Ayuntamiento de Villarrobledo)

Volvimos hacia la Plaza Vieja, pero por la calle del Corredero hasta la calle de La Virgen, para ver la fachada del Gran Teatro (1916), donde también actuó Teresa en varias ocasiones. Muy cerca de allí, en la calle Virrey Morcillo, está lo que fuera la Sociedad de Socorros Mutuos, ya desaparecida como tal, cuya fachada muestra el cartel de “Se alquila”.

En este local inició su carrera musical Teresa Jareño, cuando la emisora local  La Voz de Villarrobledo organizaba concursos para cantantes noveles. Se detalla ampliamente en el libro.

                                Teresa Jareño en la  desconchada fachada del Gran Teatro.

En el siguiente capítulo les narraremos lo magníficamente bien que nos trataron en casa de Dolores Jareño, la prima carnal de Teresa; donde Loli y Pedro, hija y yerno, nos hicieron disfrutar con el condumio tradicional del pueblo. Léase gachas y otros productos afines.

Os dejamos más imágenes del acto que nos dejó Pedran Lozano (Villarrobledodiario.com)

VillarrobledoDiario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

VillarrobledoDiario