La Gerencia de Atención Integrada de Villarrobledo implementa su proyecto de trazabilidad en quirófano

Roble Radio

En breve se incorporará una nueva termodesinfectadora que va a permitir agilizar el proceso de desinfección del instrumental.

La Gerencia de Atención Integrada de Villarrobledo, dependiente del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (SESCAM), está implementando su proyecto de trazabilidad en quirófano. Una iniciativa con la que se mejora la seguridad del paciente.

“Es un proyecto que nació desde la Dirección de Enfermería y en quirófano; es esencial para mantener la seguridad clínica en los pacientes porque nos asegura que el material estéril que se utiliza en quirófano mantiene un circuito de garantía de seguridad adecuado”, ha comentado Caridad Ballesteros, directora gerente del Área Integrada de Villarrobledo.

Puesto en marcha hace año y medio, el proyecto está ofreciendo muy buenos resultados y para que se puede agilizar el procedimiento de desinfección del instrumental, así como de los materiales textiles, en breve se incorporará una nueva termodesinfectadora en la que el Gobierno de Castilla-La Mancha va a invertir más de 33.000 euros.

Esta equipación se sumará a la ya existente, pero con una novedad que optimiza todo el proceso. Como ha explicado la supervisora de Quirófano, Vanessa Periñán Carmona, “vamos a poder tener la información desde que entra en el circuito de material/instrumental sucio o contaminado hasta que pasa al área limpia; esta nueva equipación tecnológica se puede aplicar al sistema, por tanto, acortaremos los ciclos de lavado y se agilizará todo el proceso a la mitad del tiempo”.

El Hospital de Villarrobledo realiza un exhaustivo control de todo el material que circula por los quirófanos. Para ello dispone de un sistema informático que permite hacer un registro completo. “Desde que entra el material al hospital comienza el proceso de trazabilidad”, ha indicado la supervisora.

Así, cuando cualquier instrumental de quirófano es adquirido por la Gerencia de Villarrobledo y entra en el edificio sanitario se le realiza tres ciclos de lavado de forma manual. A continuación, pasa por la termodesinfectadora, se registra en el sistema y se le asigna un número con un código de barras.

Cuando este instrumental llega al área de limpia, se repasa el contenido del “paquete”, se chequea y se etiqueta con todas las indicaciones necesarias. Pasa entonces a otro aparato, el autoclave, y de nuevo, se comprueba. Una vez finalizadas estas fases, los instrumentos pasan a la zona de limpio y de ahí al almacén.

Se trata de un procedimiento informatizado que minimiza los errores humanos que pudieran cometerse en la manipulación de estos objetos y, además, como existe una información completa, es más cómodo realizar un seguimiento acerca de caducidades o cantidades del material, fomentando así la eficiencia económica y los análisis de gestión.

La implantación de este proyecto de trazabilidad en quirófano en los últimos 18 meses ha sido posible gracias a la implicación y formación del personal de enfermería, técnicos en cuidados auxiliares de enfermería, personal de quirófano y esterilización y el apoyo técnico de los informáticos de la Gerencia de Atención Integrada de Villarrobledo.

VillarrobledoDiario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

VillarrobledoDiario