• Mié. Feb 8th, 2023

VILLARROBLEDO DIARIO

Tu periódico digital más seguido en Villarrobledo

‘El pregonero’. Por Luis Fernando Angosto Madrid

PorAdministrador

Ene 6, 2023

Me lo anunció por conversación telefónica cuando despuntaba el verano pasado, «Luis Fernando, no lo comentes a nadie, es probable que dé el pregón de la Feria y estoy ya preocupado, pero lleno de orgullo». Se había retratado en lo del orgullo, pero creo que le ayudé a quitarse posibles nervios y mucho más preocupaciones porque le comenté que solo tenía que ser él, y que tablas, lo que se dice tablas, las tenía –por experiencia- para dar y regalar. Paulino Díaz Cano dio el pregón, fue él, se revistió del orgullo villarrobledense, emocionó a mayores y amplió los ojos de los niños, sus amigos y admiradores, les llenó de ilusión, a lo que le ayudaron componentes de ese grupo que recorre España de norte a sur y de este a oeste como es Cantajuegos, el éxito que ideó Pedro, un argentino visionario que ha hecho cantar, nuevamente, a padres, abuelos y, sobre todo, a niños canciones infantiles, intrascendentes, pero pegadizas.

Ayer, día 4 de Enero, volvió a actuar en Sevilla, como en los últimos 15 años que recuerde, Cantajuegos. Y volvimos a compartir Puli y yo, abrazos, conversaciones y recuerdos aprovechando horarios libres de su trabajo. Y pude comprobar, otra vez, la admiración que causa entre sus amigos los niños. Y me fijé que el auténtico espectáculo de Cantajuegos no es solo su actuación, el montaje, las canciones, los bailes, la escenificación. El espectáculo está en la cara de los niños y en la de padres, y abuelos, y observadores, fijándose como se empapan de los que conectan con ellos. Puli es conocido por los niños sin necesidad de revestirse con el uniforme de trabajo, y es de admirar la conexión con sus mejores clientes, los niños. Fotos, sonrisas, caricias y palabras adecuadas producen algo que siempre he valorado: ilusión. Y recordando a mi sabio maestro Pepín Martín Vázquez, ¿cuánto vale una ilusión? solía decir.

Hoy día 5 he ido a ver la Cabalgata de Reyes de ésta Sevilla que sale en tromba,  familias completas, a ver como 33 carrozas, miles de beduinos y una organización digna de elogio, reparte 500 toneladas de caramelos, juguetes, y recuerdos de todo tipo. Pero, otra vez, es la cara de los niños, la ilusión que trasmiten, ¿cuánto vale una ilusión?, lo que me ha hecho recordar a nuestro Paulino Díaz Cano, Puli, que fabrica ilusiones y tiene orgullo de ser de nuestro pueblo, y además, pregonero.

Orgullo también mío contar con la amistad de Pedro María Solana Mañas que hace poco dio, con plaza llena, una lección magistral dando a conocer mucho más a el eminente paisano el Dr. Justo Gimena. Que extraordinaria forma de villarobledear, si me permiten el palabro. Muchas veces Pedro.

Luís Fernando Angosto Madrid

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *