La Junta de Gobierno Local aprobaba en la mañana de ayer el nuevo pliego de condiciones para la adjudicación de la gestión del Festival Viña Rock, con los votos a favor del Gobierno, el grupo Ciudadanos y Grupo Municipal Socialista y el voto en contra de Se Puede Villarrobledo.

Así lo ha dado a conocer hoy el primer teniente de Alcalde, y concejal de cultura, Bernardo Ortega, señalando que este año concluía el anterior contrato, después de 10 años y que también fue suscrito durante gobierno del Partido popular en el año 2012.

Recuerda Ortega que entonces, el Festival Viña Rock se encontraba en “un mal momento” con poca asistencia de público y con “pérdidas millonarias” por lo que con el contrato suscrito hace 10 años, apostando por la gestión a través de una empresa profesional, se ha conseguido “darle la vuelta”, llegando este año al 25 aniversario y siendo reconocido como el mejor festival de arte nativo del país.

Con todo ello, el concejal señala que con el anterior contrato se establecía un canon a pagar por la empresa de 300,000 euros, más el abono al Ayuntamiento de 1 euro por entrada vendida. Explica que según las liquidaciones realizadas por la empresa, el Consistorio recibía cada año, en torno a los 45,000 euros por las entradas, más la parte proporcional del canon, por lo que el total rondaba los 75,000 euros en cada edición.

Dicho esto, con el nuevo pliego, recién aprobado, la duración del contrato se extiende a 15 años, más dos prórrogas de 5 años cada una y un canon mínimo, calculado desde los servicios municipales, de 100,614 euros por cada año, que podría incrementarse con las ofertas realizadas por las empresas interesadas ya que este apartado se valora con hasta 25 puntos de cara a la adjudicación. Además, según contrato, este canon se aumenta en un 5% cada año.

Ortega incide en que al cabo de los 25 años totales de contrato, el Ayuntamiento recibiría, insiste que “cómo mínimo” más de 4 millones de euros. Esta cantidad dividida en cada año, supondría un incremento anual de los ingresos para el ayuntamiento de casi 100,000 euros por año, en relación al anterior contrato.

Es por ello, que Bernardo Ortega señala que es un buen contrato para Villarrobledo, sobre el que se lleva muchos meses trabajando por parte de los servicios municipales y que además incluye algunas mejoras y especificaciones.

Por un lado, las empresas que opten a la gestión del Festival deben acreditar su solvencia económica y demostrar su experiencia en la organización de otros festivales de similares características al Viña Rock, en cuanto a duración y asistencia de público.

El contrato también estipula que la empresa debe reservar como mínimo 1,000 entradas al primer precio de salida, para los empadronados en Villarrobledo, cantidad de entradas que la propia empresa puede aumentar con el fin de mejorar su oferta, ya que el pliego concede 15 puntos en este aspecto.

Otra de las mejoras del contrato es que la empresa se hará cargo del mantenimiento y reparación, si cabe, de las instalaciones e inmuebles municipales cedidos para el desarrollo del festival y de los gastos de los trabajadores de los diferentes servicios municipales que se dedican al Viña Rock.

Se concede un máximo de 20 puntos para mejoras y colaboraciones en otros eventos realizados en Villarrobledo, a nivel cultural o deportivo y en cuanto a publicidad para la localidad. Los aspectos logísticos, se puntuarán con un máximo de 20 puntos para conseguir un optimo uso de las instalaciones cedidas por el Ayuntamiento y con 10 puntos, aspectos técnicos como el montaje de como mínimo 5 escenarios, siendo exigencia del contrato que al menos se instalen tres, uno de ellos deberá denominarse Argimiro Martínez, según acuerdo de pleno.

En cuanto a la parte artística, la empresa se compromete a que el cartel cuente con grupos demandados por el público y que sean tendencia en el mundo de la música, pudiendo obtener hasta 10 puntos si se cuenta con al menos 90 bandas, siempre que al menos dos de ellas sean de Villarrobledo y con la promoción de grupos femeninos.

Ortega explica que también y que como siempre, las asociaciones locales contarán con un espacio para la promoción y visibilidad de sus actividades.

En definitiva concluye señalando que se trata de un pliego de condiciones muy trabajado, con el que se pretende seguir mejorando el Festival que producirá, dice, “un salto de calidad importante” para el Viña Rock ya que afirma que se trata de un evento que pone a Villarrobledo en el mapa no solo a nivel nacional, sino también internacionalmente y del que toda la ciudad se siente orgullosa.

Un evento que no tiene colores políticos y por ello lamenta el voto en contra de Se Puede Villarrobledo a este contrato, criticando el concejal las declaraciones, que califica en su mayoría “falsas” de los concejales de la formación morada, agradeciendo al grupo Socialista y Ciudadanos que remen en la misma dirección, votando a favor de un contrato “que es bueno para Villarrobledo y sus vecinos y vecinas”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.