Política

El grupo socialista denuncia el estado en el que se encuentra el Parque Infantil de Tráfico

La concejala del Grupo Municipal Socialista en el Ayuntamiento de Villarrobledo,
Graciela Arenas, se ha desplazado al Parque Infantil de Tráfico en el Barrio de Socuéllanos, para denunciar el lamentable estado que ofrecen algunas zonas del citado parque.

Arenas informaba del estado general en el que se encuentran los parques después de un año de pandemia que es en cierto modo lamentable. Así, señalaba que en las instalaciones del Parque Infantil de Tráfico hay zonas bastante peligrosas para los niños que juegan en dichas instalaciones.

Explicaba la concejala que no se trata ya de la estética del lugar, se está hablando de riesgo y por ello señalaba en la zona de la grada a la valla oxidada del suelo y el tamaño del boquete, en la zona de asientos de la parte alta del graderío, en el que un niño o un animal podría caer, puesto que tiene cerca de dos metros de profundidad.

En ese mismo lugar también han denunciado el estado de varias arquetas en las que aparecen cables eléctricos al descubierto, rejillas mal asentadas, aceras levantadas, señales que están mal fijadas y que pueden constituir un peligro de caída o de corte para las personas que transitan por el lugar.

Remarcaba Graciela Arenas que en estos dos últimos años de gobierno el Grupo Municipal Socialista viene realizando una oposición responsable y propositiva, siempre pensando en el beneficio de vecinos y vecinas, que es al final el objetivo por el que fueron elegidos, trabajar para ellos.

Los socialistas en estos dos años han hecho alrededor de unas veinte propuestas, que en el mejor de los casos, estarán guardadas en algún cajón, dado que apenas se ha obtenido respuesta. Porque el gobierno del Partido Popular, que tanto alardea de escuchar y contar con todos los grupos políticos de la oposición, lo único que hace es
eso: alardear de ello, cuando en la práctica no lo hacen. Venden una “maravillosa” gestión que, tras comprobar el estado de parques, calles y caminos, no existe. Una gestión que consiste en excusarse constantemente bajo el paraguas de la COVID.

La responsable socialista afirmaba que la COVID 19 le ha ahorrado al ayuntamiento
miles de euros, porque hay partidas presupuestarias que no se han ejecutado, ferias, romerías, Semana Santa o Carnaval que no se han celebrado, a los que se unen un
sinfín de actos culturales que no se han tenido.

Graciela Arenas explicaba que próximamente llegarán a los domicilios los recibos de la
“contribución”, el IBI (Impuesto de Bienes Inmuebles), con una subida del ocho por ciento, que fue lo primero que hizo el Partido Popular tras su llegada al gobierno municipal. Aproximadamente unos treinta euros por recibo, en una media de vivienda normal. Por eso se pregunta en qué gasta el Partido Popular el dinero de los vecinos y vecinas de Villarrobledo, aunque se si sabe en que no lo gasta: en instalaciones deportivas que están en mal estado, reparaciones bochornosas; en mejoras de
parques tampoco y prueba de ello es la denuncia de esta mañana, han estado un año
las zonas infantiles de juegos cerradas y se ha contado con tiempo suficiente para abrirlas en condiciones óptimas, cosa que no se ha hecho, se han limitado a retirar el vallado provisional, no se ha realizado ni una simple limpieza de las zonas.

Los socialistas exigen al gobierno del Partido Popular que se ponga de una vez a
trabajar, puesto que llevan un año y medio en una inacción abrumadora, esperando que el gobierno de la Diputación Provincial, la Junta de Comunidades, el Estado o el
Gobierno Europeo solucione los problemas de la ciudad. Por eso se preguntan que si están esperando todo eso, para qué se quiere un alcalde en Villarrobledo.

Categories: Política

Deja un comentario