Cultura

El Alcalde agradece a la Hermandad de San Antón su compromiso por mantener esta tradición que este año se suspende debido al coronavirus

 

• Ni tostones, ni luminaria, no procesión tendrán lugar este año en torno al patrón de los animales

 

 

 

El nuevo año, se inicia con la suspensión de todos los actos en honor a San Antón, festividad muy tradicional en Villarrobledo que se celebra en torno al 17 de enero, onomástica del patrón de los animales.

El Alcalde, Valentín Bueno visitaba junto a los miembros de la Hermandad, la iglesia del convento de las Carmelitas donde como explica el presidente Manuel Laguía, las circunstancias mandan y no es posible celebrar la fiesta este año ante la alerta sanitaria que aun se sigue viviendo.

Un año en el que tampoco habrá luminaria, ni procesión con animales para ser bendecidos después, ni tampoco los tradicionales tostones que durante semanas antes, los miembros de la hermandad tostaban reunidos en torno a las sartenes y que después repartían entre los hermanos y entre todos los que visitaban el barrio alrededor del convento de las carmelitas para acompañarles en la fiesta. Este año, no habrá olor a tostones por San Antón.

Mucho ha llovido desde que el gorrino de San Antón recorría las calles hasta hoy en el que desde la hermandad se pide a la gente joven que se implique en mantener esta tradición que es de las más antiguas de la ciudad.

El próximo domingo se celebra San Antón y se realizará la misa como cada domingo a las 11 de la mañana en la iglesia de las Carmelitas, respetando las medidas sanitarias y los límites de aforo establecidos para el nivel 3.

En este sentido, el Alcalde señala que se ha procedido a la limpieza del acceso a la iglesia de cara a la celebración de las misas a la vez que ha trasladado su agradecimiento a los miembros de la Hermandad de San Antón por su empeño en seguir manteniendo esta tradición de gran arraigo en Villarrobledo que forma parte de los recuerdos colectivos de todo el pueblo.

Tradiciones que son complicadas de mantener ya que las nuevas generaciones de jóvenes sólo las conocen por lo que les han trasladado sus mayores. En este sentido el Alcalde insta a la juventud a implicarse y a colaborar a que no se pierdan estas celebraciones que son las que han contribuido a que Villarrobledo sea lo que es hoy.

Un trabajo conjunto entre los más mayores y los jóvenes que, como ha ocurrido con otras hermandades ha supuesto un cambio generacional que ha adaptado la tradición a los tiempos que corren dando un nuevo impulso a estas festividades.

Tanto el Alcalde, como los miembros de la Hermandad, esperan que el año que viene pueda celebrarse San Antón como es debido ya que eso supondrá que se ha superado la pandemia y que todo vuelve a la normalidad.

Categories: Cultura, Política, Sociedad

Deja un comentario