Política

Se Puede Villarrobledo exige a la Junta de Comunidades de CLM previsión y comunicación en el cambio de los niveles de alerta sanitaria

Desde el pasado día 13 de noviembre Villarrobledo está, como tantos municipios, en el Nivel 3 de alerta sanitaria.L

a formación exige a la Junta previsión y comunicación previa; ni cierre de bares sin aviso ni reapertura sin tiempo para organizarla.

Tras más de dos semanas en el nivel de 3 de alerta sanitaria, el municipio de Villarrobledo y, muy especialmente, el sector hostelero de la localidad se encuentra concienciado, pero dando claras muestras de agotamiento por la duración de las restricciones sanitarias.

Desde Se Puede Villarrobledo han manifestado este martes día 1 de diciembre la problemática que les trasladan los establecimientos hosteleros de la localidad “Nadie se queja por tener que cerrar si la situación con el COVID19 es mala, la gente se queja de la falta de previsión” afirmaba Mario de la Ossa. “es que es inadmisible que se comunique un viernes a la tarde el cierre de los establecimientos, muchos de ellos con la gente ya sentada a la mesa y las neveras llenas de género para el fin de semana” A este respecto la formación incide en la necesidad de establecer un protocolo transparente que permita a los establecimientos hosteleros prepararse frente a los cambios de nivel.

“La Junta venía viendo durante toda la primera quincena de noviembre que la situación era mala, que seguía empeorando y que todo hacía prever que acabaríamos subiendo de nivel y obligados al cierre del interior de los establecimientos” afirmaba Miryam Mondéjar “Si nosotras lo veíamos venir por qué la Junta no avisó con antelación; los datos eran muy malos” Se Puede Villarrobledo afirma que la mayoría de hosteleros consultados esperaban este cierre para el inicio de la semana del 15 de noviembre, no en pleno fin de semana y sin aviso.

“Pero esto ya pasó, la gente ha tirado su género y ha tratado de reconvertirse con el servicio para llevar o la atención a domicilio; ahora la batalla es otra, todos los días nos preguntan por la situación y las previsiones de reapertura sin que podamos contestarles: no sabemos nada.” Concluía Rubén Nieves.

En los últimos días Hellín, La Roda o Daimiel han bajado al nivel 2 de alerta pudiendo reabrir los interiores de los establecimientos sin previo aviso tampoco; “esta situación, que nos duele en Villarrobledo, es común a todos los pueblos de la comunidad: los hosteleros y hosteleras lo están pagando muy caro, necesitan comprensión, ayuda y, sobre todo, menos trabas”

En este sentido, desde la formación villarrobledense, exigían al gobierno de Emiliano García Page esta previsión y comunicación con antelación suficiente, tanto para la próxima reapertura como para posibles nuevos retrocesos de nivel. “Es intolerable obligar a la gente a vivir con la incertidumbre, bastante daño hace ya el virus” manifestaban desde Se Puede Villarrobledo.

Categories: Política, Región, Sociedad

Deja un comentario