Sociedad

Flashes de otoño. Personajes ilustres de mi pueblo: Luis Fernando Angosto Madrid. Por Santos García Catalán

Santos García Catalán

Vamos a ir recordando a personajes de nuestro querido VIllarrobledo, sobre todo de los que aún viven, -y por mucho tiempo- porque de los que han muerto ya se encargará la historia de recordarlos. En este primer artículo, lo haremos con uno de los escasos amigos que, desde la infancia, no hemos perdido contacto hasta nuestros días. Coincidimos en la escuela de Paco Ruano, (en Virrey Morcillo). Luis Fernando Angosto me lleva tres años.
Luego vendría el bachillerato y, tras el superior, sus padres lo enviarían a Madrid para estudiar peritaje industrial. Pronto abandonaría sus estudios en la capital del Reino por enfermedad de su padre; un experto y honesto corredor de vinos con prestigio en Villarrobledo y su comarca.
Nuestro protagonista es de los que te pones a hablar con él y te pueden dar las tantas. Y si se junta sus íntimos amigos como José Antonio Castellanos y Pedro María Solana, el del estanco, -con los tres juntos más el desaparecido Pepe Cortés- habría historias para una madrugada completa.
Primera corporación democrática del Ayuntamiento de Villarrobledo en 1979

Angosto tiene una cabeza privilegiada en cuanto a recordar cosas de tiempos pasados sobre el pueblo, aunque como a uno, la memoria le va menguando. Observador nato, con buen sentido del humor.
Le gustan los chascarrillos del pueblo, sus giros, sus frases típicas y los motes, y le entusiasma hablar sobre las costumbres arraigadas de antaño. Y no digamos los productos típicos matanceros.
Angosto, recogió y engrandeció el legado de su progenitor con dignidad, aprendió pronto el oficio logrando situarse al buen nivel profesional y humano que siempre mantuvo su padre. Buen conversador, con un alto nivel cultural, articulista ocasional, amigo de sus amigos y taurino de los que se han puesto delante como aficionado práctico, y con apreciable estilo. Sus incursiones taurinas en los festivales a beneficio del Asilo aún son recordados.

La etapa política
Tras unos años con los negocios vinícolas, dio un giro a su vida y dio paso a una brillante aunque corta etapa política. Tras reclutar a varios amigos e incondicionales, se presentó a las primeras elecciones locales democráticas de nuestro pueblo, enrolados en las filas de Unión de Centro Democrático (UCD), obteniendo cinco concejales frente al PSOE que consiguióocho y el Partido Comunista cinco, ambas formaciones, en coalición, gobernaron el Ayuntamiento esa legislatura, siendo Miguel Escudero el primer alcalde democrático de la transición.

Hablamos del año 1979. Hubo también dos coaliciones independientes que consiguieron dos y un concejal, respectivamente.

Su labor en la oposición resultó infructuosa por la aplastante mayoría, aunque puso gran entusiasmo haciendo valer sus derechos y exigiendo prácticas de buen gobierno. Doy fe de ello a través de la corresponsalía que uno ejercía en La Voz de Albacete primero y posteriormente en La Verdad de Murcia, edición Albacete-.

El caso es que Angosto le tomó el gusto a la política y, a través de su mentor, el albaceteño y abogado del Estado, Paco Ruiz Risueño, fue catapultado a la secretaría general del partido en Albacete. Es decir, el “mandamás” de la formación verde-naranja, entonces en el Gobierno. Angosto había hecho los deberes, y eso en política se premia; igual que en todos los órdenes de la vida.

En una entrevista para La Verdad, año 1981. Foto del inolvidable Angel Laguía

Secretario general de la UCD de Albacete
Durante ese periodo, incrementamos nuestra amistad por la cercanía casi diaria del consistorio. Y he de confesar algo interesante y agradable que me ocurrió a nivel personal con Luis Fernando. Él, ya estaba al frente de la secretaría general de la UCD en Albacete, y yo seguía en el pueblo con mi corresponsalía de La Voz, además de mi trabajo en el bar de mi familia (Bar Los Santos).

Mi anécdota personal
Angosto, mandó, políticamente, de verdad en esa época, aunque nunca lo exteriorizó y siempre fue el tipo cercano y el amigo. Y él fue quién le propuso al entonces delegado y buen periodista de La Verdad en Albacete,Ramón Ferrando, que me “fichara”. Y así fue.

Por tanto, Luis Fernando Angosto fue mi valedor y “segundo padre periodístico”, porque el primero fue mi amigo Fermín del Prado quién me ofreció la posibilidad de ejercer periodismo en La Voz de Albacete, cuyo editor era su íntimo amigo Pedro García Munera. Tiempos ha.….

Dos subalternos: Cirilo y Castellanos, el “matador” en uno de los festivales del Asilo y el ganadero don Daniel Ruiz.

Vuelta a la vida privada
Luego llegarían tiempos convulsos para la UCD, pero por entonces Angosto había abandonado la política volviendo a la actividad privada. Fue fichado por Forlasa para dirigir el conglomerado empresarial en Andalucía con sede en Sevilla. Y en la tierra de “María Santísima” sigue rodeado de su familia y feliz. Raro es el día que, o por teléfono o wasapp, no conversamos de cosas del pueblo… y de toros que ambos nos apasiona.

Los toros, su pasión
Angosto es currista, o amante del toreo preciosista, despacioso y con hondura, que es decir lo mismo. Pero, sobre todo, tiene una predilección por un diestro sevillano desaparecido como fue Pepín Martín Vázquez; un exquisito torero del que siempre me contó maravillas de él, tanto de su toreo como de su calidad humana y amistad.
Un derechazo con mando.

Lo cierto y verdad es que Luis Fernando Angosto Madrid ha sido,-es- un personaje interesante a todas luces, que tuvo su parcela de poder y sus minutos de gloria política; ejerciéndola con honestidad y disfrutando al mismo tiempo, a pesar de los lógicos quebraderos de cabeza que conlleva el ejercicio de la misma.Su generosidad social y altruismo quedó patente cuando formó parte de la junta directiva de Asprona, institución muy querida en Villarrobledo.

Siempre presumió -y sigue- llevando a su Villarrobledo por bandera. Y eso es de mucha categoría y nobleza. Angosto es uno de los ilustres personajes de nuestro pueblo. Así pasará a la historia.
Un abrazo desde Valladolid, paisano y amigo del alma.

Categories: Sociedad

Deja un comentario