Sociedad

fallece una enfermera de 30 años del hospital de Villarrobledo

El Colegio Oficial de Enfermería de Albacete ha anunciado el fallecimiento de una profesional que trabajaba en el hospital en el Villarrobledo. Se trata de Isabel Pérez Córdoba, de 30 años, cuyo óbito se produjo el viernes.

«Con vocación y profesionalidad Isa ha combatido en esta pandemia cuidando a sus pacientes en el Hospital de Villarrobledo. Nuestras condolencias y más sentido pésame a su familia, amigos y compañeros de trabajo», afirma el colegio en un comunicado en las redes sociales, sin especificar la causa del fallecimiento. La enfermera trabajaba en la planta de Medicina Interna.

En torno a las causas del fallecimiento de esta sanitaria se han lanzado numerosos bulos, algunos de ellos apuntan a que murió por el COVID-19, algo que su padre, el Doctor Juan Pérez Romera ha querido dejar claro que no es cierto, ya que la muerte de Isabel no se produjo por el coronavirus.

Así pues, según relata el padre de la fallecida a El Digital de Albacete, “mi hija murió por una septicemia (infección grave y generalizada de todo el organismo) y meningitis, tras contagiarse por una bacteria al ser sometida a una intervención quirúrgica”.

Según señala el doctor Pérez Romera, “Mi hija ingresó en el Hospital de Albacete el viernes 15 para someterse a una operación de hernia discal que en principio se había desarrollado satisfactoriamente, tanto es así, que el sábado se podía levantar de la cama y saludar a su familia desde la ventana de su habitación”. Fue a partir del domingo cuando comenzó a encontrarse mal, relata esta padre, que vio como su hija seguía manifestando que tenía dolores atroces, llegando a escuchar de sus labios por teléfono con el paso de la días la frase “papá, yo creo que me estoy muriendo”.

El viernes 29 Isabel fue trasladada a la UCI, donde ingresó con una septicemia y meningitis propiciada por una bacteria y se comenzó a aplicar tratamiento para estas dolencias aunque lamentablemente, pasadas las doce de la noche se recibió la fatídica llamada que informaba que Isabel, de 30 años de edad, había fallecido.

Con el relato de estos hechos el padre de la enfermera quiere poner punto y final a los bulos que se lanzan sobre si su hija falleció por el COVID-19, algo que “no es así, a mi hija se le hizo la prueba antes de operarla y dio negativo. Si das positivo no te operan”, concluye el padre de la fallecida.

Categories: Sociedad

Deja un comentario