Cultura

Villarrobledo se inundaba de magia con la Gran Cabalgata de Reyes

La ilusión llegaba a la ciudad con Melchor, Gaspar y Baltasar en un intenso día de Reyes en el que grandes y pequeños recibieron sus regalos en la noche más mágica del año.
Cabalgata de Reyes 1
Sus Majestades los Reyes Magos de Oriente llegaban a Villarrobledo a primeras horas de la mañana del domingo 5 de enero para comenzar las diferentes visitas que como cada año realizan a colectivos e instituciones para que nadie se quede sin su presente en este día tan especial para grandes y pequeños.

Iniciaban su recorrido acompañados por el alcalde, Valentín Bueno y por el Concejal de Cultura, Bernardo Ortega, en la Residencia Nuestra Señora de la Caridad, donde tanto los residentes como sus familias les esperaban con ilusión para recibir sus regalos y transmitirles sus deseos para este nuevo año recién comenzado.
Después se dirigían hasta el Hospital General de Villarrobledo donde visitaban a las personas ingresadas para entregarles también sus regalos.

Ya por la tarde continuaban su recorrido por la Residencia El Robledillo terminando, como es costumbre en la Fundación Madre Amparo recibiendo el cariño de niños y no tan niños que podían ver de cerca a Melchor, Gaspar y Baltasar que partían hacía sus carrozas para presidir la gran Cabalgata de Reyes que discurría por las calles de la ciudad abarrotadas de gente.

A Sus Majestades acompañaban en esta Cabalgata, el Ballet de la Escuela de Danza Paso a Dos, la Carroza del Belén Viviente de la Asociación de Belenistas, los Coros Infantil y Juvenil de la AMEV, el Hammer de Villafibra y la carroza del Hotel Ideal, además de dinosaurios, personajes de Disney, transformers, charangas y la escuadra romana junto a los pajes portando el oro, le incienso y la mirra que los Reyes ofrecieron al Niño Jesús a su llegada a la Plaza Vieja.

A las puertas del Ayuntamiento el Alcalde y los miembros del Gobierno procedían a la recepción oficial en la que Valentín Bueno hacía entrega de las llaves de la ciudad para que Melchor, Gaspar y Baltasar tuvieran acceso a todas las casas de Villarrobledo para poder entregar los regalos una vez que los niños y niñas se hubieran ido a dormir temprano todos ellos con la ilusión de despertar a la mañana siguiente y encontrar todos sus deseos cumplidos alrededor del árbol.

Un día lleno de magia e ilusión, animando el Alcalde a todos, grandes y pequeños, a seguir creyendo en la magia y a trabajar para cumplir sus proyectos con la llegada del nuevo año, satisfecho el Primer Edil de ver como la ciudad disfrutaba de la visita de sus Majestades que terminaban la jornada con la entrega de regalos en la Casa de la Cultura como avance a la larga noche de Reyes que tenían por delante, despidiéndose de la Villarrobledo hasta el año que viene.

Categories: Cultura, Sociedad

Deja un comentario