Política

El PSOE hace una valoración del pleno celebrado por la Corporación Municipal

La portavoz del Grupo Municipal Socialista en el Ayuntamiento de Villarrobledo, Caridad Ballesteros, ha ofrecido una rueda de prensa para valorar el Pleno Ordinario celebrado el jueves. Para Caridad Ballesteros se trató probablemente el que será el tema más importante de esta legislatura, la aprobación de la segunda parte del plan de ajuste que el Partido Popular iniciaba en 2012 y que, según la edil socialista, condicionará la vida de el Ayuntamiento de Villarrobledo y, por consiguiente, la de esta ciudad hasta el año 2033. Serán veintidós años sometidos a un plan de ajuste que deja al consistorio con muy poca capacidad de maniobra para atender los servicios que la ciudad necesita y que sube los impuestos a todos los ciudadanos.

Para la responsable municipal en 2012 se firmaba lo que, tal como se ha visto con el paso del tiempo, sería una larga cadena en el cuello para Villarrobledo y que ahora se remata con este nuevo Plan de Ajuste.
Cuando un Ayuntamiento se acoge a un plan de ajuste porque necesita el apoyo financiero de una entidad superior, en este caso el Ministerio, lo hace con las normas que ese plan imponga y es ahí donde entra en juego el criterio político, el interés que desde el gobierno municipal se tenga para que no se perjudiquen los intereses de las vecinas y vecinos.

En el Plan de ajuste que el Partido Popular inició en 2012, la condición imprescindible era el despido de trabajadores municipales y la no contratación de nuevos. Ellos lo aceptaron y lo hicieron, lo hicieron mal de forma ilegal y tiempo después los Tribunales dieron la razón a las y los trabajadores que denunciaron, y ganaron, porque los despidos eran ilegales. Y la irresponsabilidad del PP costó al pueblo de Villarrobledo un millón y medio de Euros.

Según Ballesteros, el Partido Popular que habla tanto de contención de gasto, de ahorrar… Ya se sabe cómo ahorra y cómo utiliza el dinero público se ve todos todos los días en las noticias de los informativos, ironizó.

La concejala socialista explicaba que ahora, viene la segunda parte, una segunda parte que no puede separarse de aquella primera y que se ceba con toda la población, que afectará especialmente a los más vulnerables. Una subida de la contribución de un ocho por ciento, con un aumento de unos treinta euros para un recibo normal de contribución, la subida también de agua, de basura y de impuestos a las empresas y una previsión de subir los impuestos a los vehículos al máximo.

La solución ha sido la más sencilla, la más rápida, la que ha evitado que el Gobierno Popular trabaje buscando otras vías: que todos los ciudadanos de esta ciudad paguen para que el PP no haga su trabajo, “que las rentas más bajas sufran este sablazo”, mientras se recorta en todo lo social. Para Caridad Ballesteros este es el modus operandi del Partido Popular, esta es la solución, la única en la que han trabajado.

Y todo amparado en un escenario catastrófico en el que no encuentran otra salida, salida que ni se han molestado en buscar, porque no les ha dado tiempo: en apenas cien días de gobierno, “otro palo a este pueblo”, otro Plan de Ajuste, que durará 22 años.

Ballesteros argumentaba que el escenario no puede ser muy diferente al que se tenía antes de las elecciones, apenas hace cuatro meses, cuando el Partido Socialista pagaba a los trabajadores, cuando el Gobierno municipal cumplió durante cuatro años con todas sus obligaciones sin subir los impuestos, dando empleo, bajando deuda y revitalizando servicios municipales.
La portavoz socialista señalaba que por mucho que la señora Gutiérrez se empeñe, cuando los ciudadanos vean el Pleno en sus casas, la verán sacando gráficos a todo color, gráficos que ha hecho ella misma en su ordenador y por los que la felicita con ironía: “son muy bonitos, están muy bien hechos y demuestran su dominio informático”, pero son falsos. La realidad es que el Partido Socialista en la legislatura anterior redujo la deuda de cuarenta millones a diecinueve, veintiún millones de Euros menos y sin tocar el bolsillo de los contribuyentes, esa es la verdad. Según Ballesteros su cuadro es menos vistoso porque es un informe de intervención, pero está a disposición de quien quiera comprobarlo. Así, preguntaba a la actual concejal de economía del Ayuntamiento: ¿Señora Gutiérrez, cuánto redujo usted la deuda en su etapa de gobierno 2011-2015, ese gobierno de austeridad y buen criterio que usted gestionaba?”.

Para los socialistas, evidentemente la aprobación del nuevo Plan de Ajuste no habría sido posible sin la rendición absoluta de Ciudadanos al Partido Popular, un partido que venía a hacer oposición seria y responsable, prometiendo a sus votantes durante toda la campaña que no subirían los impuestos. Frente a eso no han hecho ni oposición, ni seria, ni responsable, ni siquiera verdad dijeron: mintieron a sus votantes, en apenas cien días aprobando junto al PP una subida de impuestos monumental. Es más han contribuido con su ayuda a llevarlo a término. PP y Ciudadanos conforman un gobierno de coalición perfectamente orquestado.

La edil socialista también aludía a la inacción del otro partido en la oposición, Se Puede Villarrobledo, que se negó en 2016 a que se pusiera en marcha un plan de pago a proveedores que hubiera colocado a este Ayuntamiento en situación de salir del pernicioso Plan de Ajuste en el que nos metió el Partido Popular en 2012. Se Puede Villarrobledo tendrá que responder por su boicot constante al gobierno socialista en la pasada legislatura, por lo lesivo de su política para la izquierda de este pueblo, para toda la izquierda de este pueblo, porque su empeño ha sido destrozar a cualquier partido que haga sombra a una formación que presume de izquierda, pero que sin embargo solo ha hecho que impedir un gobierno de izquierdas y que ahora ha consentido un gobierno de derechas. Ballesteros aludía a las palabras de Mario de la Ossa que ahora dice que cada palo aguante su vela, en nuevo alarde de irresponsabilidad y demagogia , pero lo cierto es que ahora quiénes únicamente aguantarán un palo, serán las vecinas y vecinos de Villarrobledo.

Categories: Política

Deja un comentario