Sociedad

CGT considera «nefasto» un gobierno de derechas en el Ayuntamiento de Villarrobledo

Las pasadas elecciones municipales dan la victoria al bloque de derechas en el Ayuntamiento de Villarrobledo, algo nefasto para los intereses de los trabajadores y trabajadoras de la ciudad. Regresa a la alcaldía el Partido Popular de los recortes, los despidos y las privatizaciones, más débil que hace cuatro años pero con la misma idea de retomar su proyecto neoliberal por donde lo dejaron, ya que el inmovilismo del PSOE en la pasada legislatura deja una vez más desprotegidos a los trabajadores y trabajadoras de lo público.

Vuelve el PP de Valentín Bueno, Amalia Gutiérrez y demás servidores del capital, que recordemos como en la legislatura que gobernaron (2011-2015), realizaron una purga en el Ayuntamiento de Villarrobledo en la que despidieron a 69 trabajadores y trabajadoras. Unos despidos que se han ido declarando sistemáticamente nulos o improcedentes y que han costado a todos los vecinos y vecinas de la ciudad un millón y medio de euros en concepto de juicios e indemnizaciones.

Recordemos también cómo durante esa funesta legislatura comenzaron los problemas de cobro de nóminas de las personas empleadas en el Ayuntamiento de Villarrobledo, que a día de hoy siguen incluso sin cobrar la paga extra del 2012, ya que tras muchas promesas, ni PP ni PSOE han solucionado el problema, demostrando una vez más ser dos caras de una misma moneda, con la complicidad de sus sindicatos de confianza, CCOO, UGT, SPL y CSIF, para mentir y desmovilizar a los trabajadores y trabajadoras cuando protestan por estas injusticias. ¿Por qué dejaron si no de convocarse las reuniones y las concentraciones si el problema persiste? ¿Por qué guardan silencio?

Ante esta situación, desde la Confederación General del Trabajo (CGT) vamos a estar en frente de los explotadores y sus lacayos, vigilantes de que se respeten todos y cada uno de los derechos de los empleados y empleadas del Ayuntamiento y de toda la ciudad. No vamos a consentir ni un despido, ni una privatización, ni acosos, ni persecuciones, poniendo todos nuestros medios a disposición de las personas que los necesiten.

A diferencia de los sindicatos anteriormente mencionados, en CGT no nos debemos a ningún partido político ni a ningún poder económico, hacemos otro sindicalismo radicalmente distinto, donde la voz de cada afiliado realmente cuenta; donde la unión de esas voces si hacen la fuerza necesaria para cambiar las cosas. Si nadie trabaja por ti, que nadie decida por ti.

Categories: Sociedad

Deja un comentario