contacto@villarrobledodiario.com

Villarrobledo ya disfruta de sus Feria y Fiestas en honor a La Virgen de la Caridad

Villarrobledo
ALCALDE-PREGONERA

Imagen de la pregonera de las fiestas, Isabel López Nicolau, junto al alcalde de la ciudad.

Ayer jueves 14 de agosto, se abrían oficialmente la Feria y Fiestas de Villarrobledo, en honor de Nuestra Señora de la Caridad, que se extenderán hasta el día 18 de agosto.

El concejal de Cultura y Festejos, Bernardo Ortega, abrió el acto animando a participar a los vecinos en las actividades programadas, a romper la rutina diaria, y a compartir esos momentos únicos y mágicos que siempre ha tenido esta Feria y Fiestas.

A continuación, la pregonera, la doctora Isabel López Nicolau, recordó sus primeros pasos en el mundo de la medicina, junto al doctor José Romera, en unos tiempos en los que los pacientes, llegaban a comentar: “Hoy pasa la consulta la enfermera”.

Isabel López, trajo a colación momentos de su vida en esta ciudad en la que nació y se crió, en la calle de Santa María, al lado de la peluquería de “Carmela” y su familia los “Simones” y en frente del estanco de María donde cambiaba los tebeos, en el parador donde solía jugar al tejo con las hijas de Lisardo, las del churrero y Mari Fernández. Así como en la Calle de la Plaza donde todos los comerciantes formaban una gran familia.
Tuvo especiales recuerdos para “El Curica”, Isidro Martínez Payá, a “La Gonzala”, a toda la familia de “Los Retales”, y a sus respectivos hijos, sus amigos. “El Pensamiento”, al joyero Angulo y su mujer Isabelín, “Sederías Barcelona”, a Constante el sereno, a Paco el de “La Perla” y a la Administración “El Rayo”, siendo los dos últimos los únicos establecimientos que han permanecido a lo largo del tiempo.

Tampoco olvidó los momentos más importantes para ella, su familia “La Jijonenca”, de ascendencia villarrobledense por parte de padre, cuya familia se dedicaba a la tinajería, y su madre, procedente de la ciudad de Jijona que llegó a aquí junto a su familia en los años 40, dando a conocer el helado en Villarrobledo.

Los recuerdos de la pregonera se extendieron a las ferias en el centro de la ciudad, y a todo el encanto que desprendía en aquella época, cuando estaba situada en la Plaza del Mercado y en sus calles aledañas, en las que entre otras atracciones figuraba la famosa “Tómbola del Tío Chimbamba”, los coches de choque y los tradicionales caballitos.

Villarrobledo

Por último, el alcalde de la ciudad, Valentín Bueno, agradeció a Isabel López haber aceptado ser la pregonera de las fiestas, así como el maravilloso pregón que había pronunciado.

El regidor local destacó que Isabel, es una persona muy querida y apreciada por todos en Villarrobledo en sus facetas profesional y humana, después de haber dedicado su vida como médico de cabecera a la atención de muchas familias de nuestra localidad que la quieren y aprecian su labor.

Bueno, recordó que estábamos ante una persona cuyas raíces familiares son ampliamente conocidas en esta ciudad.

En este sentido, dijo que muchos villarrobledenses todavía recordamos el negocio familiar en la mitad de la calle de La Plaza, la Cafetería-Heladería La Jijonenca, regentada por su padre, Tomás López, junto a los hermanos Antonio y Rafael Nicolau: “Esta cafetería era todo un referente en la principal arteria comercial de la ciudad, y en la que olor a café y a polos de hielo, llegaba en días de feria como este hasta la Plaza del Mercado y la Plaza Vieja, cobrando un especial protagonismo durante las fiestas, ya que sus productos eran muy apreciados”.

En este contexto, manifestó que para él y para la mayor parte de los vecinos, la feria: “Es un lugar para la convivencia familiar; para renovar la amistad con amigos que hacía tiempo que no veíamos; para compartir la alegría de nuestros hijos cuando los subimos al ferial; para visitar a nuestros mayores y hacerles partícipes de las fiestas, ir a los toros con los amigos y la familia o presenciar las actividades deportivas, participar de las actividades de las asociaciones de auto ayuda y otras muchas cosas cotidianas que resultan imborrables de nuestras raíces como villarrobledenses”.

Por último, Valentín Bueno, pidió a los vecinos que se rodearan de su familias estos días, que fomentaran los lazos de convivencia con los vecinos y amigos, que participaran en las actividades que se habían organizado con gran ilusión, y que disfrutaran de los buenos y pequeños detalles que en estos días son capaces de hacer mejores nuestras vidas, sin olvidar en ningún momento de que para que el disfrute y la convivencia sean plenas, es preciso el respeto, la prudencia y la responsabilidad durante estos días, según concluyó.

Tras el saludo del alcalde, se dio paso al desfile inaugural, en el que tomaron parte los tradicionales gigantes y cabezudos, la banda de cornetas y tambores, el Club Clásicos de Villarrobledo, las comparsas de Carnaval, varios personajes infantiles, la Banda Municipal de Música y las autoridades.

Ya en jornada de noche, y tras el espectáculo de fuegos artificiales, llegaba uno de los platos fuertes musicales, el concierto de Carlos Baute en la Caseta del Ferial, aunque no faltó la tradicional verbena, en los Jardinillos Municipales.

Noticias relacionadas

A %d blogueros les gusta esto: