contacto@villarrobledodiario.com

Un buen CDA Villarrobledo no puede con el CD Azuqueca y el ascenso tendrá que esperar

Villarrobledo
CDA Villarrobledo

Imagen del CDA Villarrobledo Juvenil en el partido ante el Azuqueca.

Crónica por Gabriel Ortega Díaz. Myequipo.com
No parece ser este el año del romanticismo, donde la vejez hace sucumbir al Tiki taka nacional e incluso al local (véase el desván en plata), y el cholismo es superado en el 93 por la ambición de Ramos. Por lo que sea estamos en época donde lo bonito pierde ante lo lógico. Prueben a ir a Venus y llegarán a Marte.

La chavalada del CDA Villarrobledo es otra prueba. Un juego basado en disfrutar con el balón, con jugadores tan livianos como plumas, muchos aún cadetes. Era demasiado bonito ascender con este grupo frente a las poderosas canteras de otros pueblos de mayor reputación. Tan bonito que la suerte no quiso dar tal premio.

En un ambiente nunca visto en partido juvenil (se superaron las mil personas) comenzó el partido con cierto dominio local. Pedro tuvo una ocasión que quizá falló por la tempranez de la misma. Al poco rato Carlos Lara se sacó de la chistera una elástica que abrió el mar rojo en dos. Su centro con el exterior no fue aprovechado por Juanra que llegaba desde atrás a bocajarro. Aborto.

La primera parte transcurría sin dominio claro, el Azuqueca lanzaba ciertas contras peligrosas salvadas bien por Dani. Un remate de Chema en el área pequeña fue bien despejado por el meta, se cantó gol. Gol que iba a llegar pero en contra, un corner lanzado con cianuro que sorprendió a Dani y acabó en gol olímpico. Era el minuto 45 y acababa de caer un rayo en el municipal de la Virgen.

Villarrobledo

Los jugadores sabían que tenían que dar todo en los 45 minutos restantes y salieron a jugar como si del último partido se tratase. Las ocasiones y balones colgados al área se sucedían a martillazos de herrero. En uno de esos golpes, tras un corner, Dinio anotaba el gol de la esperanza, un balón que entró entre 100 piernas y 20 picos, como el problema de las gallinas. Pareció empujado por toda la plantilla y parte de la grada. 1-1 y a soñar.

Pero ya hemos dicho que estamos en tiempos donde los cuentos acaban mal. Aún sonaba el Samba de Janeiro por el gol de Dinio cuando el balón procedente del saque iba hacia los pinos. Chema, el que por cierto ha estado impecable toda la temporada, quiso proteger el balón con guardias, guardaespaldas y ejército naval, tanto se ocupó de ello que se olvidó del propio balón. Los atacantes robaron y en 2 pases despertaron al Villarrobledo del sueño con un martillo del 15.

Quedaba mucho pero el ánimo estaba por los suelos. Si seguían intentándolo era por agotar todas las vidas, todo el turbo. Un balón peinado de Pedro dejaba sólo a Josemi que golpeó el balón con un palo de golf, sólo ante el portero, ante la historia. Otra sacada de Lara dejó en bandeja a Edu, que había salido por Pedro, el empate. Su cabezazo a bocajarro reventó el larguero y las pocas esperanzas que quedaban.

También salió Pitu, al que cabe mencionar pues jugó muy bien y demostrando que sirve para el toque y para el coraje, ese balón que ya en el suelo despejó con la cabeza demostró que tiene mucha casta y valor. La fama de su zona genital no es sólo en el aspecto anatómico.

El Azuqueca aprovechaba contras pero fallaba por encontrarse con situaciones no vividas: el primer defensor que se topaban era el portero Dani, que para ser Chilavert solo le falta lanzar faltas, valga la redundancia. Mientras ya con Chema de delantero improvisado buscó un pase de la muerte que le faltaron centímetros para ser el 2-2 en el minuto 87 y con tiempo aún para soñar. Hasta Perra vagaba por allí en busca de gloria en su partido final.

No se puede decir que el ascenso del Azuqueca fuese injusto, en verdad ambos equipos lo merecieron. Solo que el CDA ha elegido un año malo para intentarlo. En el próximo tal vez, miraremos el horóscopo a ver si los largueros se convierten en goles.

Noticias relacionadas

A %d blogueros les gusta esto: