contacto@villarrobledodiario.com

Se vislumbra luz al final del túnel en el futuro del CP Villarrobledo

Villarrobledo
Rosell y Duro

Imagen de José Antonio Duro (a la derecha), y José Antonio Rosell (ala izquierda)

El vicepresidente, José Antonio Rosell, podría estar estudiando la posibilidad de coger las riendas del club

El pasado 26 de mayo, José  Antonio Duro convocaba una rueda de prensa en la que daba a conocer su intención de dejar la presidencia del CP Villarrobledo, una decisión meditada, y fundamentada por motivos laborales, personales y, sobre todo, por la falta de apoyo por parte de la institución local.

En aquella rueda de prensa, el presidente daba a conocer que los interesados en ser candidatos a la presidencia, tenían hasta  el próximo 10 de junio para ejecutar su candidatura, de lo contrario-decía- podría producirse la disolución del club.

Estas palabras han tenido eco entre los seguidores villarrobledenses, y sobre todo entre un grupo de aficionados y empresarios, dispuestos a formarse en junta directiva, para salvar a una entidad histórica. También el Ayuntamiento de Villarrobledo, alarmado por las palabras de Duro, se puso en contacto con su vicepresidente, José Antonio Rosell, para estudiar una posible solución, y que se establecieran unas pautas para la viabilidad futura del club. Tras estas negociaciones, Rosell podría estar dispuesto a coger la presidencia y relevar a Duro, aunque eso sí, con un proyecto mucho más modesto que el de las últimas temporadas.

Villarrobledo

En paralelo a esas negociaciones entre Rosell y el Ayuntamiento de Villarrobledo, y después de las palabras de José Antonio Duro sobre la posibilidad de disolución del club, una serie de aficionados, algunos muy vinculados en pasadas temporadas al CP, también se ponían en contacto para evitar este dramático desenlace, dando a conocer también sus intenciones al consistorio local que preside Valentín Bueno Vargas.

Después de todos estos contactos, no sería una posibilidad nada descartable, que todos unieran fuerzas para sacar al club hacia adelante y procurar la continuidad del mismo la próxima temporada. En cualquier caso, todo esto aún está en ‘cuarentena’ y entre algodones, pero lo más importante es que hay voluntad entre diferentes estamentos, para que el fútbol de Villarrobledo, y más concretamente el del CP, siga existiendo y los aficionados locales sigan disfrutando de un club de más de 50 años de historia.

Lo que es obvio, es que independientemente de quien forme la junta directiva y quien sea finalmente el que la presida, el presupuesto de la próxima campaña sería más bajo que el de las últimas temporadas, aunque el objetivo sería el de hacer un equipo competitivo, como siempre exige una ciudad como Villarrobledo.

Por otro lado, hay que recordar que prioritario será negociar la deuda con los jugadores y cuerpo técnico de la pasada temporada, que como bien indicó José Antonio Duro, en parte podría compensarse con algún dinero que el club está pendiente de percibir.

A todo esto, los jugadores de la pasada temporada están de vacaciones, pero muy pendientes de los movimientos que se puedan producir en el conjunto albaceteño. Algunos de ellos ya han recibido ofertas por parte de otros equipos, pero manifiestan haber estado muy a gusto en Villarrobledo, y para la mayoría, su primera opción será el CP, aunque son conscientes también de la rebaja que se podría producir en el presupuesto de cara a la próxima campaña, siempre y cuando frucitifiquen todos los movimientos que se vienen produciendo en las últimas horas.

A %d blogueros les gusta esto: