contacto@villarrobledodiario.com

Riopar, La madre de todas las Batallas

Villarrobledo
20

Imagen de Antonio Martínez Cuenca en la prueba de Riópar

CRÓNICA PERSONAL DE ANTONIO MARTÍNEZ CUENCA

No recuerdo exactamente cuántas veces llevamos ya haciendo esta carrera/aventura, posiblemente más de 10, pero será que cada año soy más viejo o que este mundo cada vez avanza más, porque otra vez más ayer fue una carrera épica en todos sus sentidos.

Por en ambientazo ciclista que se respira, por su belleza natural, por la dureza de las subidas, por la adrenalina que se quema en sus interminables bajadas, por el esfuerzo continuo que durante horas tienes que saber dosificar para que te quede un mínimo hilo posible de fuerza necesario para terminar dándolo todo hasta cruzar la línea de meta.

Por todo eso es por lo que el pasado sábado volvimos un año más a Riopar, llegamos al anochecer y nos acercamos a recoger el dorsal y visitar la zona Expo donde el equipo Gobik tenía su stand. Mientras saludamos y charlábamos con amigos y conocidos hicimos tiempo para bajar al Hotel Rte. Los Bronces donde me espera Amadeo para compartir habitación y mesa de cena con Lucho, Felipe y family. Tras una buena botella de vino tinto y muchas charlas amenas nos fuimos a dormir o al menos intentarlo.

A las 6:30 suena el despertador, huesos en punta, empieza la fiesta, preparación de todos los bártulos, vestimenta, bici y accesorios, desayuno y en línea de meta una hora antes para coger la mejor posición de salida posible. Hora que se pasa muy amena saludando a innumerables amigos y conformando el bloque del equipo Gobik.

Música rock en los minutos previos a la salida nos hacía subir 10 pulsaciones, concentración al máximo y rezar para que todo salga sin problemas, 3, 2, 1 … Gooooo … 900 bikers en movimiento.

Salida entre los 100 primeros por las calles y un trozo de carreta antes de adentrarnos a la montaña, muy bien posicionado, me encuentro de lujo, las primeras subidas sin tapones, avanzando continuamente posiciones, con esto hacemos las primeras bajadas de senda con el terreno siempre en perfecto estado gracias a las últimas lluvias y con las primeras horas de la mañana, la humedad es tal que las gafas se empañaban, había que imitar a la vieja’l Visillo.

Los primeros 20 km. pasan muy rápidos, cruzamos la carretera nacional y hacemos un bucle con subida antes de encarar la primera gran subida de los calares, sigo con buenísimas sensaciones, el primer tramo del puerto a plato y manteniendo posiciones, cruzamos el río y no adentramos para afrontar las duras rampas del puerto por camino roto superando en ocasiones el 18% de desnivel. Este año no subimos a lo más alto y nos desvían a derechas para realizar la primera gran bajada.

Villarrobledo

Aquí es donde empieza lo que sería mi calvario personal en el día de hoy, las bajadas técnicas, empiezo a sufrir y a tener respeto por las pendientes, demasiado diría yo, pero no consigo quitarme esa presión, al contrario, conforme pasan los km. aumenta esa sensación, tanto, que cuando termina la bajada, necesito un poco de tiempo y esperar a que mi alma llegase y se reenganchase a mi cuerpo. Esa sería la tónica de la carrera.

Empiezo a perder posiciones, conforme la gente me pasa, me cuesta seguirla, y no voy mal físicamente, pero es una sensación de conformismo y de no cebarse a la vez, pero que la sangría es continua y por momentos que me empieza a preocupar.

Con esto llegamos a la zona intermedia de la carrera, al puerto de Arenal, donde se encontraba la mejor afición que uno puedo tener, la chichas Gobik animando a grito abierto, “Go Goooo Martínez …”, dios que subidón, 15 pulsaciones más para intentar responderlas ofreciéndoles tu máximo esfuerzo. Esta subida, la segunda dura, ya hace pupa, que aun manteniendo posición en la subida, en la bajadas nuevamente voy muy torpe y muy muy conservador, por tanto, la sangría de posiciones sigue y sigue.

Paso por los campamentos y primeros conatos de calambres en la dura subida, y en las bajadas, seguimos con el acojonamiento, tanto, que en una herradura cerrada de senda con subida, me quedo clavado con el desarrollo, parado en equilibrio, y el miedo me hace desequilibrarme hacia el hueco del terraplén, caída inminente, décimas de segundo para decidir cómo caer de la mejor forma posible, la mente me dice “desengancha rápido, tira la bici y tu encima entre las zarzas” … y así ha sido, ufff, que susto dios, tiro la bici hacia arriba y salgo del agujero.

Pues si iba acojonado ya, a partir de ahora, toma tres tazas más. Menos más que ya termina toda esta fase y salimos a los claros en dirección a la última de decisiva subida, El Crucetillas.

Puerto durísimo, puerto donde no te encuentras el tío del Mazo, no, si no al tío Calambres, un simpático señor con una batería y unas pinzas de coche que en las duras rampas, te acerca las pinzas a las piernas y zassss, te un gustirrin que no veas, hagggg.

Afortunadamente y de forma muy acertada este año los últimos km. por asfalto, pero la organización sabe el porqué, y es que había que estabilizar cuerpo y alma nuevamente para afrontar una tremenda, durísima y peligrosa bajada, el cansancio es máximo, la concentración mínima, ya está todo el pescado vendido, hay que sobrevivir esta última fase como sea, equilibrio físico máximo para aguantar las pocas fuerzas y sobre todo un posible bloqueo muscular.

Ultimas sendas entre campos de cultivo y caseríos para desembocar en las calles de Riopar y al arco de meta con un tiempo de 4:49:14, posición 133 de 900 inscritos, con una media de 13,82 kmh. Siendo Gobik el equipo más número y llevándonos el premio de un jamón.

Después de rehidratarnos y una ducha de relajación, cargamos los bártulos al coche, nos despedimos de los amigos y conforme dejo atrás Riopar subiendo el puerto de Crucetas, ya estoy pensando en cómo mejorar y disfrutar en la próxima edición del 2015. …. Let’s Gobik!!!!

A continuación os dejamos algunas de las imágenes de esta prueba en Riópar:

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

  1. Antonio Martinez

    Gracias, Let’s Gobik!!!

  2. Antonio Martinez

    Una imagen vale más que mil palabras …
    http://youtu.be/Vq2KMYUR-Zg

A %d blogueros les gusta esto: