contacto@villarrobledodiario.com

Opinión: ‘¿Si suben los impuestos, los empresarios se irán y no habrá creación de empleo?’. Por Vicente Gallardo Silva

Villarrobledo

Captura de pantalla 2016-04-08 a las 13.34.16

Desde las primeras sociedades humanas, los impuestos eran aplicados por los soberanos o jefes en forma de tributos, muchos de los cuales eran destinados para asuntos ceremoniales y para las clases dominantes. La defraudación de impuestos teniendo el carácter y destino que se les daba eran poco comunes, debido al control directo que de la recaudación hacían sacerdotes y soberanos. Las primeras leyes tributarias aparecen en Egipto, China y Mesopotamia.

En la edad media los vasallos y siervos tenían que cumplir con dos tipos de contribuciones: las primeras eran prestaciones de servicios personales y otras de tipo económico, liquidables en dinero o en especie. Los siervos como parte del tributo en servicios personales, cultivaban las tierras de su señor ciertos días a la semana, para lo cual, participaba con sus manos o con la fuerza de trabajo de sus animales de carga o con ambos.

Otro impuesto era el de la mano muerta, que consistía en el derecho que tenía el señor feudal de adjudicarse de los bienes de los difuntos cuando estos morían sin dejar hijos o intestados. El diezmo formaba parte de los impuestos de la iglesia, mismo que consistía en pagar el contribuyente la décima parte de todos sus productos. También existió el impuesto a la barba.

Angeles Líbano Zumalacárregui en “Consideraciones lingüísticas de algunos tributos” clasifica diez tipos de tributos, cada uno de ellos subcatalogados que vienen a sumar cuarenta y seis tributos pagados a los reyes de la época en España.

Alcabalas, portazgos, pontazgos, sisas, tercias reales, excusados, primicias, millones, arenazgos, chapín de la reina, quinto real, de almirantazgo, alberguería, son impuestos que se pagaban en Castilla primero y luego varios de ellos en el resto de España y sus colonias.

Describiremos dos de aquellos impuestos; “Chapín de la Reina” para pagar festejos reales, a los que solo eran invitados la nobleza y el clero. “La alberguería” obligación de hospedar a los soldados y miembros de la comitiva real en viajes de los monarcas.

En fin, podemos ver un sin número de impuestos que debían pagarse siempre sin tener en cuenta; calamidades, robos ni guerras; hasta los más inverosímiles. La cuestión es que la mayoría de estos impuestos han sido siempre pagados por los más pobres, campesinos, labriegos, siervos. Los señores, la iglesia y por supuestos los reyes no pagaban impuestos.

Evidentemente hoy se pagan impuestos; son uno de los medios principales por los que el estado obtiene ingresos; tienen gran importancia para la economía de un país, ya que gracias a ellos se  puede invertir en aspectos prioritarios como la educación, la salud, la impartición de justicia y la seguridad, el combate a la pobreza y el impulso de sectores económicos fundamentales.

La cuestión es ¿para qué sirven los impuestos?

Decimos que con ellos se cubren los gastos que los estados tienen en prestaciones sociales para los más desfavorecidos. Siendo cierto no es menos que también con ellos se construyen y mantienen carreteras, puertos, aeropuertos, infraestructuras como el Ave.

No discutiremos aquí si esas construcciones son necesarias, diremos que algunas han significado aportes para el desarrollo del país. Carreteras, puertos, aeropuertos y vías férreas han servido para mejorar el transporte de mercancías, por tanto quienes se ven beneficiados con su construcción y mantenimiento son las empresas que están en condiciones de y necesitan comercializar su producción a gran escala. Se observa que grandes empresarios necesitan de esas infraestructuras pero que escatiman sus esfuerzos económicos intentando sustraerse al pago impuestos pagando poco, muy poco o nada. ¿Quién asume esos costos entonces? Pues los asumimos quienes pagamos nuestros impuestos, trabajadores y trabajadoras de todo tipo.

Villarrobledo

Es decir la sociedad es solidaria con quienes poseen la riqueza porque les dotan de los medios necesarios para que comercialicen su producción.

¿En qué otro ámbito benefician los recursos de los estados a los empresarios?

Los estados envían frecuentemente comisiones a encuentros, foros empresariales, visitas de estado; en el caso de España con el Jefe de estado encabezando estas “selectas” comitivas. Nos dirán que los empresarios pagan los gastos de viajes, faltaría más que no pagarán sus boletos. Pero todos estos foros tienen preparativos, planificaciones y anexos que si llevan gastos. Además conocidos son los casos de las mordidas que se ha llevado algún válido o válida que fungen como “asesoras estratégicas”. (1) Se ha llegado a decir que “el mayor inconveniente de la cancelación es el riesgo a que algunos planes de negocio se vean frustrados” (2), como fue en el caso de un frustrado viaje de Felipe de Borbón y su esposa a Japón.

Es decir con el dinero de los impuestos de españoles y españolas se viaja para hacer negocios. También aquí la clase trabajadora es solidaria con quienes poseen la riqueza.

Más ámbitos, organismos estatales que se crean para favorecer el comercio exterior como el Icex que ofrece asesoría e información general de eventos así como informes sectoriales y una agenda individualizada, seguimiento efectivo de los proyectos “con un claro servicio a las empresas y mejora continua” (3).

La Sociedad Estatal España, Inversión Exterior es otro organismo de apoyo a los empresarios que posibilita, con giras de su Secretario de Estado de Comercio acompañado de empresarios, acuerdos de relaciones comerciales y económicas con otros países. Además las CCAA e incluso ayuntamientos tienen también sus organismos como son; Viveros de empresas, Parques Científicos y Tecnológicos, Agencias de Desarrollo Local y Regional los cuales son aportes del estado, de la sociedad, al desarrollo empresarial.

Otro ámbito en cual el estado se involucra es en I+D+i, con organismos como; CSIC, CDTI, IEO, INIA, FECYT que favorecen la investigación en diversas áreas cuyos resultados serán utilizados por los empresarios. En este caso se suman los aportes de universidades y de CCAA.

En fin como hemos reseñado, la sociedad, a través del estado, es un decidido apoyo para los empresarios.

¿Y estos como devuelven estos esfuerzos que los trabajadores y trabajadoras hacemos?

Evadiendo impuestos o sacando sus riquezas del país a paraísos fiscales.

Por tanto, es mentira que bajando impuestos se crean puestos de trabajo, porque si fuese así no necesitarían los paraísos fiscales ya que esos millones de millones de euros y/o dólares estarían en el tejido productivo y no en sendas cajas fuertes de Suiza, US, Hong Kong o Panamá.

En su estudio “The price of offshore revisited” (El precio real de las Guaridas Fiscales”) James Henry calcula que hay cuando menos unos US$21 millones de millones en estas “guaridas fiscales”, suma aproximadamente semejante al PIB de Estados Unidos y Japón, es decir, de la primera y tercera economías mundiales. (4)

Aunque economistas liberales sostienen que se debe disminuir la carga fiscal sin tomar en consideración lo expuesto en los párrafos anteriores, menos estado o ningún estado, que todo lo regule el mercado, un poco la pseudo teoría del rebalse, vienen a justificar el fraude y la economía sumergida.

La frase preferida de economistas de derecha es   “si se suben los impuestos a los empresarios no habrá creación de empleo y se llevaran la riqueza a otra parte”. A la luz de las últimas informaciones sabemos que ya se llevan el dinero a otra parte, concretamente a Suiza, Panamá, Islas Virgenes, etc ., es decir a paraísos fiscales.

Día sí y otro también se nos queda la cara de tontos; Barcenas, Gürtel, Noós, Eres, papeles de Panamá, Valencia, este es otro tema…

No somos economistas es verdad, sin embargo aplicando un poco de sentido común es fácil deducir que todo este tema de la acumulación de capitales tiene que ver con el egoísmo, la avaricia y codicia de ciertas personas que se aprovechan de la fuerza y creatividad de los trabajadores y de las trabajadoras quienes son los verdaderos creadores de riqueza.

A %d blogueros les gusta esto: