contacto@villarrobledodiario.com

Opinión: ‘Regeneración, lucha social, sueldos decentes y transparencia’. Por Mario de la Ossa

Villarrobledo

Captura de pantalla 2015-05-28 a las 12.56.38

Partamos del supuesto, del hecho, de que la justicia española y nuestra constitución, amparan la posibilidad de que un corrupto, un imputado o alguien con un proceso judicial abierto concurra a unas elecciones democráticas que han de garantizar la selección de los mejores para el desempeño de la administración pública. Correcto, la ley no lo impide.

Sin embargo nos asiste la razón, la moral y la lógica. Si un cargo electo incurre en un proceso judicial, ¿acaso no es lógico que dé un paso atrás en su desempeño de la función pública para garantizar la no intercesión entre las esferas gubernativa y judicial? Creemos que la dañada separación entre política y justicia es la gran responsable de que el sistema permita aquello que la razón denuncia. Hacer bandera de la lucha contra la corrupción no nos convierte en unos niñatos, unos irresponsables o unos intransigentes, somos ciudadanos que gritan contra aquello que les ofende. ¿Que la gente ha aprobado en las urnas una lista que incurre en el punto que señalo? el problema no es de la gente, el problema es del partido que permite esa mácula en su representación democrática.

Villarrobledo

No es una lucha o caza personal, creemos en la decencia política desempeñada por la gente honrada. No creemos en el estigma y la humillación de aquel o aquella que haya incurrido en un embarrado judicial, solo en la necesidad de dar un paso atrás mientras la ciega justicia lleva a cabo el proceso y, tras este, y si ha habido limpieza, creemos en la re-inserción del inocente ¿acaso no serviría para dar un espaldarazo a la lucha contra la corrupción ver un político volver de los tribunales con la cabeza alta porque está limpio?. No podemos permitir, desde la moralidad y la razón de aquellos que creemos en que la política es el desempeño más elevado que ha de tener una persona, que alguien con “cuentas pendientes” con la Justicia deba hacer como que no pasa nada, algo que ya se solucionará, se necesita voluntad y decir “que siga el pueblo que yo me bajo hasta que arregle esto”. Es algo realmente serio que debe tener toda nuestra consideración.

Me permito recordad que en otras democracias europeas, que tanto alabamos desde la sociedad española, los políticos dimiten por tener una multa de tráfico, hacer una declaración en falso o haber copiado en un examen de la universidad ¿Lo hacen porque son extremistas y puristas? No, yo creo que lo hacen porque se toman la política como la máxima de la decencia y porque creen que un político que nos representa no puede estar manchado porque mancha al pueblo al que representa.

¿No es legal pedir lo que pedimos? Tampoco es ilegal pedirlo, pero desde luego es lógico, razonable y moralmente necesario.

 Mario de la Ossa Collado

A %d blogueros les gusta esto: