contacto@villarrobledodiario.com

Opinión: ‘Mujeres, las grandes paganas de la crisis y de las políticas erráticas de los gobiernos’. Por Lola Santillana

Villarrobledo
Captura de pantalla 2015-06-26 a las 16.29.59

Imagen de Lola Santillana.

Los gobiernos vienen lanzando a los cuatro vientos optimistas mensajes de recuperación económica y de creación de empleo. Unos mensajes que pretenden hacer ver a la ciudadanía una realidad distinta a la que nos ofrecen los datos oficiales y a la que podemos corroborar en nuestro día a día y en el que vemos a nuestro alrededor. Vivimos en una región y en un país cada vez más empobrecido, con mayores desigualdades sociales y laborales, con un mercado laboral más precarizado, donde las mujeres están sufriendo la peor parte.

 CCOO estamos siendo muy críticos con este discurso de quienes nos gobiernan, pues no se está produciendo esa explosiva generación de empleo que tanto anuncian a bombo y platillo. No es que haya más empleo, sino que el que hay se reparte entre más gente, y el que se está generando lo está haciendo en unas peores condiciones laborales.

 Recientemente CCOO Castilla-La Mancha hemos presentado un estudio en el que analizamos los indicadores de contratación en nuestra región, y una vez más, los resultados arrojados van en dirección contraria a los mensajes proyectados sobre recuperación económica y sobre las bonanzas de las últimas reformas laborales; y ponen de manifiesto un fracaso rotundo en las políticas de empleo que se han llevado a cabo en los últimos cuatro años en nuestra región, donde no ha habido una buena gestión en materia de empleo y donde no se ha cumplido con la responsabilidad para con la ciudadanía.

Villarrobledo

 Lo que hace el informe es poner números a nuestro discurso y evidenciar que llevamos razón en lo que venimos denunciando. La contratación que se está realizando en Castilla-La Mancha es precaria y principalmente a jornada parcial. Ha aumentado la parcialidad tanto en la contratación indefinida como en la contratación temporal y esto supone una mayor desprotección para la clase trabajadora a la hora de transitar al sistema de prestaciones por desempleo y una pérdida de poder adquisitivo.

 Además, en muchos casos hay detrás un fraude contractual, pues este tipo de contratación enmascara jornadas mucho más amplias, -completas y que llegan a sobrepasar incluso las ocho horas-, lo que conlleva una disminución salarial para el trabajador, es decir, se está trabajando más por menos retribución salarial y en horarios mayores a los reflejados en el contrato.

 Si analizamos los datos por sexos, vemos que hay una especial incidencia de la contratación a tiempo parcial entre las mujeres, entre las que disminuye la jornada completa. En el caso de los hombres la jornada parcial ha crecido un disparate, pero la completa también lo hace aunque en mucha menor medida.

 Esta semana hemos conocido los datos de la Encuesta anual de estructura salarial del 2013. La brecha salarial entre hombres y mujeres alcanza los 5.835,57€, con diferencias salariales tanto en la contratación indefinida como en la temporal. Pero esta encuesta muestra algo incluso más alarmante, y es que los salarios de los varones subieron en las dos modalidades, sin embargo, bajaron para las féminas.

 Una brecha salarial que lejos de corregirse irá en aumento como consecuencia de unas condiciones laborales más precarias de las mujeres, sobre las que vuelve a recaer el abuso y la desprotección.

 Las mujeres en el mercado de trabajo están siendo con creces las paganas de la crisis y de las políticas erráticas del gobierno en el manejo de misma. Una crisis a la que se puso cara masculina, también las medidas para paliar sus efectos –recordemos el fallido Plan-E- tenían cara masculina, lo que ha enmascarado consecuencias perversas para las mujeres.

 Esta dramática realidad exige respuestas inmediatas que permitan revertir la situación que tenemos en la región de falta de empleo, falta de protección social, precarización de las condiciones laborales, de desigualdad… Y este momento de cambio político es una oportunidad para cambiar el rumbo de Castilla-La Mancha, una región devastada por las políticas que nuestros gobernantes han llevado a cabo y que no han hecho más que empobrecer cada más a la clase trabajadora y al conjunto de la ciudadanía.

 

 

 

 

A %d blogueros les gusta esto: