contacto@villarrobledodiario.com

‘Mi tía Aurora’. Por Santos García Catalán

Agruserpy

santos-garcia-catalan

Este es un llanto desde el corazón; no hay lágrimas físicas. Son un sentimiento por mi tía Aurora, la última de la saga de los Catalán, que ha muerto en mi querido Villarrobledo a los 92 años.

Decir tía Aurora en casa era nombrar el cariño, la bondad y la generosidad. Y no es un tópico. No he conocido en toda mi vida a una mujer más cariñosa, bondadosa y generosa que ella. Aurora Catalán Ruipérez era la menor de seis hermanos que, en la década de los 40, llegó a nuestro querido Villarrobledo de la mano de su hermana Natividad – mi madre- procedentes de Atalaya del Cañavate, un pueblecito conquense entre Sisante y Cañavate, ahora más conocidos por el paso de las autovías.

Pronto se ubicaron en nuestro Villarrobledo ya que aquí residía tía Pepa, una de las hermanas mayores con establecimiento de carnicería junto a su esposo, tío Reyes. Luego tía Pepa se instalaría en Albacete con la famosa Pensión Iberia, en la calle Salamanca, justo enfrente de la vieja estación.

Nati y Aurora se quedaron en Villarrobledo y aquí forjaron su vida hasta nuestros días. Natividad, mi madre, en tareas de carnicera y comestibles, mientras que tía Aurora, con el mínimo aprendizaje de las cuatro reglas de aquella época tan dura, se abrió paso en tareas de enfermera y estuvo laborando en el denominado “Centro”; una especie de ambulatorio enorme dotado de medios elementales para la ciencia médica. Era lo único que había en nuestro Villarrobledo. Y Albacete para los partos y otras contingencias.

En este único mini hospital recuerdo que íbamos los escolares para las revisiones periódicas de vacunación, Rayos X, etc. Estaba ubicado donde la Policía Municipal, en la calle de San Bernardo con Hiedra y se unía al edificio que conformaba una de las escuelas de la época. Tía Aurora resultó una experta en tareas de enfermería, sobre todo al poner inyecciones que lo hacía con una sutilidad pasmosa. Todos los hermanos y primos somos testigos de ello, incluso sus vecinos.

Villarrobledo

Tía Aurora se casó con nuestro tío Juan Navarro y de ahí nacieron mis primos Antonio, Aurora, Juan y María José. Juan Navarro era administrativo, u oficinista como se decía en la época, y trabajó durante muchos años en la extinta fábrica de harinas de los Herederos de Jacinto Fernández, una manzana entera ubicada en la antigua carretera, frente al surtidor de gasolina y el veterano negocio hostelero denominado “ Noche y Día”, que viene a colación porque la familia cambió la oficina de la fábrica de harinas por la hostelería y le fue muy bien durante unos años.

Y les fue bien porque tía Aurora era una gran cocinera (recuerdo aquellos deliciosos flanes de huevo que sabían a gloria), arte que heredó de su hermana Natividad, que había cambiado el Noche y Día por el actual Bar Los Santos, donde aún resisten mis hermanas, Mary y Nati, en el año que se cumplirán 50 desde su apertura un 25 de diciembre de 1966.Casi nada…

Así se labró la familia su destino, siendo fieles testigos del paso de la hostelería en Villarrobledo que marcó toda una época, porque luego hubo sucesión y mi prima Tita, casada con Rogelio Ortíz, marcaron un camino de éxito, primero con “El Galgo” y posteriormente con “El Nilo”. Ahora pre jubilados viven espléndidamente rodeados de sus hijos y una prole de nietos de los que tía Aurora disfrutó toda su vida amándolos profundamente. Porque ella no escatimaba cariño, ni con los suyos ni con el prójimo.

Tía Aurora era generosa en todo: su sonrisa perenne que invitaba siempre a la alegría, caritativa en todas sus épocas; las menos y las más, y siempre esa actitud positiva aun cuando las cosas no andaban como debieran. Nunca olvidaré su espectacular risa contagiosa que nos invitaba, siempre, a olvidar los malos ratos.

Descansa en paz tía Aurora, contigo se va un gratísimo recuerdo de nuestra niñez. Tú, que eras una gran creyente junto a tu hermana Nati, abrázala fuerte de nuestra parte, con el resto de tus hermanos y hermanas y allí donde estéis siempre nos acordaremos de tú bondad infinita y, sobre todo, de tu eterna sonrisa.

 

 

 

Villarrobledo
A %d blogueros les gusta esto: