contacto@villarrobledodiario.com

La enfermería de la Plaza de Toros de Villarrobledo, ejemplo a seguir. Por Antonio Herrera Díaz

Agruserpy

_DSC0018 DSC_5626

Dr. Masegosa: La tranquilidad de los toreros y un ejemplo a seguir.

Hace ya mucho tiempo desde que en 1597 el doctor Cristóbal Pérez de Herrera, protomédico Español, solicitara a su Majestad el Rey Felipe II “se sirviera remediar que en sus reinos, en España en particular, no mueran cada año más de trescientos hombres en cuernos de toros. Para ello propone que las justicias tengan particular cuidado (…) de hacer tener en los hospitales camas apercibidas y cirujanos con medicinas y otros materiales”.

Pues bien, parece mentira que estemos en el año 2016, y sigamos todavía en muchos sitios del territorio nacional como en 1597. En lo que llevamos de democracia desde 1978 se ha podido ver que en los espectáculos taurinos celebrados en Plazas de Toros permanentes o portátiles hay heridos todos los años por astas de toros y tenemos que recordar que algunos profesionales del mundo del toro fallecieron: Paquirri, Yiyo, Montoliu, Soto Vargas y por último la reciente muerte del torero segoviano Víctor Barrio nos recuerda la cara triste de la fiesta nacional, a pesar de que el sufrimiento es parte de la Gloria. Y si nos ponemos a hablar de los festejos populares….para qué queremos más.

El Real Decreto 1649/1.997, de 31 de octubre, por el que se regulan las INSTALACIONES SANITARIAS y LOS SERVICIOS MÉDICOQUIRÚRGICOS EN LOS ESPECTÁCULOS TAURINOS y el Decreto 38/2013, de 11-07-2013, por el que se aprueba el Reglamento de los festejos taurinos populares de Castilla-La Mancha, modificado por el Decreto 73/2014, de 01-08-2014 (DOCM 4-8-2014), establecen de que Instalaciones, mobiliario y material clínico deben disponer todas las enfermerías de las plazas de toros de Castilla La- Mancha en particular y del territorio español en general, los cuales se incumplen constantemente todos los días y sobre todo en esta época de verano que es cuando más espectáculos y festejos taurinos se celebran.

Tiene el mismo derecho a una atención sanitaria efectiva en una plaza de toros un torero que sea puntero en el escalafón que el paisano que no lo conoce ni el tato que corre un encierro en uno de los tantos pueblos de la geografía española.

Es vergonzoso que en la gran mayoría de las localidades donde se celebran festejos populares se esté constantemente vulnerando la ley con tal de ahorrarse unos eurillos, los cuales pueden salvar una vida humana, que eso sí que no tiene precio.

Las administraciones llevan bastante tiempo cometiendo una dejación de funciones por omisión, pero como en este gran país llamado ESPAÑA todo vale y nunca pasa nada, así nos luce el pelo, hasta que pasé, que pasé una tragedia sonada y entonces todo el mundo empiece a correr y a tirarse unos a otros las culpas para al final correr un tupido velo, porque amigos, en este país todo está politizado, nunca nadie tiene responsabilidades y funcionamos a golpe de tragedia, pero para llevarse dinero, por desgracia, llevamos muchos años observando que a nadie se le pone la cara colorada.

El Real Decreto 145/1996, de 2 de febrero, por el que se modifica y da nueva redacción al Reglamento de Espectáculos Taurinos, establece en su artículo 28.2.b) que es requisito imprescindible para conceder la autorización para la celebración de un espectáculo taurino la “Certificación del jefe del equipo médico quirúrgico de la plaza de que la enfermería reúne las condiciones mínimas necesarias para el fin a que está dedicada y se encuentra dotada de los elementos materiales y personales reglamentariamente establecidos”.

Villarrobledo

Durante un tiempo vengo observando que en una gran mayoría de las Plazas de Toros donde se celebran espectáculos taurinos existe un cuarto que pone “ENFERMERIA”, pero que de enfermería no tienen absolutamente nada, más bien se parece al famoso “Cuarto del Hule” de mediados del siglo XIX y XX, con lo que el médico que ha firmado que se cumple con los dispuesto en el párrafo anterior, estaría cometiendo un Delito de falsedad documental. Los médicos contratados por las empresas que celebran los espectáculos taurinos no

tienen en muchos casos la formación adecuada (solo es necesario el título de Licenciado en Medicina-Cirugia General o Traumatología) porque para ser un buen médico cirujano taurino, hay que tener afición a los toros. Algunos por no llevar no llevan nada de material propio para montar una enfermería en condiciones de realizar un intervención quirúrgica como exige el reglamento y se apañan con tener a mano una UVI Móvil o Soporte Vital Avanzado para utilizarlo como quirófano y atacando, cosa que saben de sobra que una UVI Móvil, no es un quirófano como establece bien claro el Real Decreto 836/2.012, de 25 de mayo, por el que se establecen las CARACTERISTICAS TÉCNICAS, el EQUIPAMIENTO SANITARIO y la DOTACION DE PERSONAL de los VEHICULOS DE TRANSPORTE SANITARIO POR CARRETERA.

La picaresca en este país llega a hacer cosas insospechadas. Señores Licenciados: Por favor, no sean piratas de la medicina, están jugando con vidas humanas.

Es un orgullo contar en la Plaza de Toros de Villarrobledo, mi pueblo, con unas instalaciones medico quirúrgicas que aunque no son como las de Las Ventas en Madrid, o la

Maestranza en Sevilla ya quisieran muchas plazas de toros tener los medios materiales y humanos de los que se disponen. A cargo de los servicios medico quirúrgicos de dicha enfermería se encuentra un profesional de reconocido prestigio como es el Doctor D. Pascual González Masegosa, a la sazón Cirujano Jefe de los Servicios Médicos de la Plaza de Toros de Albacete y recientemente nombrado Presidente de la Sociedad Española de Cirugía Taurina.

En dicha enfermería junto con el Teniente de la Guardia Civil D. Andrés Ramírez Sánchez el cual ejercía sus funciones como Delegado Gubernativo, pude comprobar un año más como al Doctor Masegosa y a su equipo no se les escapa ningún detalle, y no solo cumpliendo el reglamento a raja tabla, sino observando cómo él mismo junto con el personal a sus ordenes colocaban y distribuían de forma meticulosa en la enfermería todo el aparataje y material propio del que se debe disponer, montando un quirófano en perfectas condiciones de

uso.

Como comenta el Doctor Masegosa, “Esto se está yendo de las manos y habría que reflexionar por parte de todos los estamentos intervinientes: políticos de la administración central y autonómica, profesionales del mundo del toro, empresa, médicos y autoridades que intervienen en el desarrollo del espectáculo para revisar el reglamento, actualizarlo y exigir su cumplimiento”.

Y es que el día que uno de los primeros toreros del escalafón se niegue a torear (cosa que pueden hacer perfectamente) por que se incumpla la normativa de las instalaciones sanitarias y los servicios medico quirúrgicos, ese día se arma el taco y es cuando se van a poder empezar a cambiar las cosas, pero se cometen esos abusos por que está comprobado que en el mundo del toro no se ponen ni de acuerdo los profesionales taurinos para que se cumpla con la ley por el bien de su salud.

Antonio Herrera Díaz

_DSC0015 _DSC0017

Villarrobledo
A %d blogueros les gusta esto: