contacto@villarrobledodiario.com

La Corporación rechazó la proposición socialista sobre sanidad democrática en el funcionamiento de los plenos

Villarrobledo
La moción socialista fue rechazada por los ediles de PP y CIVI

La moción socialista fue rechazada por los ediles de PP y CIVI

  El pleno, con el voto del PP y la abstención de CIVI, rechazó una proposición del grupo Socialista en la que demandaba una mayor sanidad democrática en el funcionamiento de las sesiones plenarias.

Juan Luis Iñiguez, portavoz socialista, fue el encargado de presentar a sus compañeros de corporación esta moción, recordando en primer lugar que el Pleno, formado por el Alcalde y los concejales, es el máximo órgano de representación política de los ciudadanos en el gobierno municipal, y que por tanto, se configura como el máximo órgano en la toma de decisiones y acuerdos que afectan a los mismos.

Abundó en que al pleno, por Ley, se reservan las cuestiones más transcendentes y que deben ser expuestas, debatidas y votadas por los concejales de los distintos grupos políticos, que han sido elegidos democráticamente en las urnas.

Juan Luis Iñiguez afirmó que esta regla democrática básica, “lamentablemente se ha visto limitada por la actitud autoritaria e intransigente de nuestro Alcalde,  que bajo nuestro punto de vista, nos ha impedido ejercer nuestra labor de oposición y nuestros derechos de concejales en igualdad de condiciones con el resto de grupos políticos”.

Remarcó que, después de tres años y medio de legislatura, “nuestra convicción, es que nuestro Alcalde, más que un árbitro imparcial de la contienda, ha actuado de forma sectaria, beneficiando con su actitud a sus propios concejales y a los del grupo CIVI”.

Villarrobledo

El portavoz  socialista detalló algunos ejemplos de lo que entienden son actitudes que nunca deberían producirse, como son la convocatoria de los plenos en horario laboral, cuando tradicionalmente se venían celebrando fuera de la jornada laboral; la limitación de los tiempos de intervención “que ha derivado en una asignación  desproporcionada de los mismos, perjudicando notablemente a los concejales del Grupo Socialista, a lo que hay que sumar la limitación del acceso a los documentos y expedientes necesarios para el ejercicio del control y fiscalización, y la retirada del legítimo uso de la palabra para los concejales socialistas y  expulsión injustificada del Pleno”.

Por ello, desde el grupo Socialista se proponía al Pleno “el cese inmediato de las actitudes antidemocráticas mencionadas, a  las que el Alcalde viene sometiendo a este Grupo de concejales, y el restablecimiento de la normalidad en el funcionamiento de los Plenos, exigiendo al Alcalde que actúe con criterios de igualdad y transparencia en el ejercicio de sus funciones de Presidente de la Corporación”.

Juan Luis Iñiguez recordó que el salón de plenos es un espacio público que refleja al conjunto de una sociedad plural en cuanto a ideas y formas de pensar, por lo que demandó a sus compañeros de corporación el apoyo a esta moción, “para que no convirtamos este espacio en un escenario de intolerancia”.

Bernardo Ortega, como portavoz del PP en este punto, argumentó el voto negativo de su grupo al mismo, por entender que el PSOE planteaba una propuesta cínica, aunque reiteró la voluntad del PP para sentar las bases con el fin de que los plenos dejen de ser objeto de espectáculos “tan lamentables como los que últimamente está ofreciendo el PSOE, que parecen querer seguir los pasos de su anterior líder, Zapatero, cuando dijo la famosa frase “toca crispación”, que es lo que ahora quieren”.

Por su parte, Juan Ramón Martínez Valero, concejal de CIVI, quiso dejar claro desde el primer momento que su grupo no iba a entrar a opinar sobre los errores o aciertos de anteriores alcaldes en cuanto a la gestión de los plenos.

Tras esto mostró su desacuerdo con un párrafo de la moción socialista, en la que se afirma que el alcalde beneficia con su actitud en los plenos no solo a los concejales del PP, sino también a los de CIVI, “por lo que yo entiendo de esta propuesta que los malos somos todos los demás, menos el PSOE, y que a CIVI se nos beneficia. Nos llama tontos y además querrá que votemos a favor de esta moción”.

Recordó que los que abandonar los plenos hasta la fecha son los concejales del grupo Socialista, algo que han hecho hasta en cuatro ocasiones a lo largo de la presente legislatura, “y ahora son ustedes los que nos piden democracia en este ayuntamiento. ¿Quiere tomarme el pelo y tomárselo a los ciudadanos? Este espacio es un salón de pleno o un patio de colegio para el grupo Socialista”.

Desde CIVI se votó en contra de la misma, por lo que fue rechazada.

Noticias relacionadas

A %d blogueros les gusta esto: