contacto@villarrobledodiario.com

La Asociación de Amigos del Pueblo Saharaui pone en marcha la campaña “Vacaciones en Paz”

Villarrobledo
Miembros de la Asocaición de Amigos del Pueblo Saharauis animan a las familias a participar en la campaña

Miembros de la Asocaición de Amigos del Pueblo Saharauis animan a las familias a participar en la campaña

  La Asociación de Amigos del Pueblo Saharaui ha puesto en marcha una nueva edición del programa “Vacaciones en paz”, gracias al cual un grupo de niños saharauis podrán pasar los meses de verano en la localidad.  La supresión de las ayudas públicas obligará este año a reducir el número de pequeños que lleguen a familias de acogida

A través del programa “Vacaciones en Paz” familias solidarias de Villarrobledo acogen a niños saharauis,  procedentes de los campamentos de Tinduf, durante los meses de julio y agosto.

En esta ocasión, el número de niños llegados a la localidad será menor que en años anteriores, dado que en esta ocasión la Asociación de Amigos del Pueblo Saharaui no va a contar con la ayuda económica del Ayuntamiento, que hasta la facha se venía haciendo cargo de los billetes de avión de los niños.

María Dolores Serrano, presidenta de la asociación, recuerda que desde 1996, año en que se creó la asociación, se viene llevando a cabo esta campaña. En los últimos años, son los propios miembros de la asociación quienes asumen los gastos de los pasajes de avión para los niños, que en esta edición serán seis.

Detalla que se trata de niños que ya han venido en ocasiones anteriores, ya que se ha visto conveniente que el niño repita con la misma familia. Son niños con edades comprendidas entre los 8 y los 13 años.

Los niños serán recogidos en el aeropuerto de Alicante por miembros de la asociación de Villarrobledo, y una vez en la localidad, son entregados a las familias de acogida.

El programa “Vacaciones en paz” se viene desarrollando en Villarrobledo desde hace cerca de veinte años en Villarrobledo, a través de la Asociación Amigos del Pueblo Saharaui, implicando a toda la ciudadanía para aportar un grano de arena a la situación dramática y dura del pueblo saharaui.

Villarrobledo

Este programa se desarrolla durante los meses de julio y agosto dado que es esas fechas la climatología en los campos de refugiados es muy dura, por lo que se aprovecha para que los niños entre 8 y 12 años puedan disfrutar de una estancia en España, con unas características y entorno diferente al que para ellos es habitual.

María Dolores Serrano destaca que los niños que llegan a Villarrobledo no suelen tener necesidades especiales, salvo las propias de la precaria situación en la que viven todo el año, “ya que pueden venir con anemia, algún problema de vista o de oídos, pero no suelen venir con enfermedades graves”.

“Vacaciones en Paz” posibilita que durante dos meses los niños de los campamentos saharauis convivan con familias de la localidad, adaptándose perfectamente en su estancia en la localidad.

Durante su estancia en Villarrobledo, la asociación se hace cargo de los gastos de los monitores que acompañan a los niños, aunque apunta que resulta complicado realizar actividades conjuntas con todos los niños, “porque las familias se van a la playa o al campo, y no les viene bien a veces un viaje en común, y tampoco queremos trastornar la marcha de las familias. Si el niño está bien y no hay problemas, no queremos alterar su marcha”.

Con el fin de recaudar la cantidad necesaria para poder traer a los niños, a lo largo del año, desde la asociación, se llevan a cabo a lo largo del año diferentes iniciativas solidarias, como han sido un espectáculo de monólogos, a cargo de Jesús Arenas, y la venta de camisetas, por medio de la caseta que instalaron durante el pasado Viña Rock, además contar con las aportaciones económicas  de algunos de los  centros educativos, como han sido este año los colegios Graciano Atienza y Virrey Morcillo.

Para los miembros de la asociación,  esta convivencia es enriquecedora para ambas partes, ya que “para los niños supone el conocimiento de cosas totalmente distintas a su vida diaria en los campamentos, y poder practicar un idioma que la mayoría conoce, mientras que para las familias supone el acercarse a la realidad del pueblo saharaui y divulgar la realidad que vive ese pueblo”.

Noticias relacionadas

A %d blogueros les gusta esto: