contacto@villarrobledodiario.com

Jornadas para recordar la represión franquista

Villarrobledo

 

Máximo Molina, presidente de la ARMH de Cuenca presidió las jornadas

Máximo Molina, presidente de la ARMH de Cuenca presidió las jornadas

 La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Cuenca ha celebrado en el Mercado Municipal de Abastos  de Villarrobledo unas jornadas donde se  abordará la represión franquista en esta localidad, en la que se desarrollaron conferencias y charlas sobre diferentes aspectos de la guerra, desde la perspectiva del bando republicano.

Las Jornadas de Represión Franquista en Villarrobledo, bajo el título “Viaje sin retorno: de los campos de Villarrobledo a los campos de exterminio fascistas”, contaron con distintas ponencias.

Las jornadas se iniciaron la presentación del proyectohistórico-pedagógico de recuperación de nuestra propia memoria histórica “Cuéntame como pasó”, a cargo de los docentes Ana María Bascary y Francisco Fernández. Este proyecto se ha desarrollado ya en otras localidades, y fue premiado por la Junta de Comunidades como proyecto de innovación educativa. Hasta la fecha se han realizado algunas experiencias en Villarrobledo y la idea es conformar un grupo aquí.

En la segunda jornada se desarrolló la charla “Las colectividades agrarias en Villarrobledo”, a cargo de Rafael Cid, periodista y analista político, asiduo colaborador de Rojo y Negro, Radio Klara y otros medios alternativos, quien centró su charla en la experiencia histórica de las colectividades que también aquí se desarrollaron.

A continuación se procedió a visitar conmemorativo, en el que aparecen los nombres de 312 personas víctimas de la represión franquista en Villarrobledo, en las afueras del cementerio, en el aparcamiento del recinto ferial, justo encima de una fosa común.

Las jornadas se reanudaron con el desarrollo de la ponencia “De Villarrobledo a Mauthausen”, por Vicente Carrasco, colaborador de la Asociación Amical Mauthausen.    El trabajo de esta asociación ha sido y es fundamental para que no se olvide la barbarie que supusieron los campos de concentración del nazismo, en los que también sufrieron muchos exiliados españoles.

Tras eso, Ramón Blanco y Juan Calero, interpretaron algunas canciones de flamenco reivindicativo, recitando después Santiago Losa unos poemas con temática republicana.

Villarrobledo

Máximo Molina, presidente de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Cuenca, se mostraba muy satisfecho de poder celebrar estas jornadas en Villarrobledo por quinto año consecutivo, dado que no cuentan con ayuda para ello de las administraciones, en una localidad que sufrió de manera especial la represión franquista, y en un momento en que hacen falta eventos como este.

Participación en aumento

Destacó la evolución que ha ido teniendo la celebración de estar jornadas a lo largo de los años, con la participación de profesores de universidades de España y Francia, y gente muy implicada en el tema de Memoria Histórica, “y eso demuestra que en esta país hay mucha gente dispuesta a desplazarse desde cualquier sitio para colaborar con un tema que es de difusión y debate, con lo que la valoración de estos años no puede ser más positiva, no sólo de las jornadas, sino de todo el trabajo con el monumento de Villarrobledo ha tenido un impacto de debate público importante, destacando cómo en el momento en que el monumento sufrió unas pintadas claramente fascistas, algo peculiar, cuando los monumentos a los mártires no han sido profanados nunca de esa manera, vimos como un grupo de gente se movilizó a  través de las redes sociales para limpiarlo, y eso me parece que es la cosecha de la semilla que se ha sembrado estos años”.

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Cuenca viene desarrollando un intenso trabajo a lo largo del año, contactando con gente de distintas localidades de la provincia de Albacete para poder llevar a cabo una labor similar a la que se viene realizando en Villarrobledo, para ofrecerles toda la información de que disponen, trabajando también en provincias limítrofes con diversos proyectos, “para los que no hay subvención, pero eso no es algo desmotivante, porque está claro que para exhumar el barrero de Villarrobledo hace falta mucho dinero, y no vamos a poder hacerlo, pero sí que podemos hacer una labor de concienciación y de debate, y por ello seguimos trabajando, porque hay mucha labor soterrada que hacer, de divulgación e investigación, sobre consejos de guerra, estudiando e intentando encontrar víctimas que no se reflejan en los registros civiles, y todo eso es una labor sorda que continúa”.

Para Máximo Molina, en España sigue habiendo miedo a hablar de este tema, al que la gente no se quiere acercar, dado que la sociedad no puede sentirse orgullosa de una parte de su historia,  “pero son partes de nuestra historia a las que hay que enfrentarse, y en una población como Villarrobledo, cuando fuimos a prospectar, la gente mayor nos dijo que llamásemos a la Guardia Civil, por nuestra propia seguridad, pero aquí nunca nos ha pasado nada, hemos venido aquí en libertad sin intención de molestar a nadie, sólo defendiendo los puntos de vista que tenemos, tratando de recuperar la memoria, y si puede ser los restos de personas, con independencia de la opinión que se pueda tener sobre ellas, y nunca hemos tenido problemas, y eso es muy positivo”.

 

Noticias relacionadas

A %d blogueros les gusta esto: