contacto@villarrobledodiario.com

Jornada de exaltación del Cristo de las Injurias (Moharras)

Villarrobledo

 

El Arco de Moharras fue protagonista de los actos de exaltación

El Arco de Moharras fue protagonista de los actos de exaltación

 La Hermandad y Cofradía de Nazarenos del Stmo. Cristo de las Injurias y Nstra. Sra. de las Angustias (Moharras), ha celebrado las XXII Jornadas de Exaltación del Santísimo Cristo de las Injurias.

En esta ocasión se ha tratado de una celebración especial, ya que uno de sus actos ha sido la inauguración del famoso Arco de Moharras ubicado en la rotonda del cementerio.

Este acto se viene celebrando, como todos los años el día de la Santísima Trinidad, ya que la Hermandad perteneció a la orden Trinitaria de la que se formó el emblema de la Hermandad, consistente en una corona de espinas con cruz trinitaria roja y azul.

La Jornada de Exaltación se abrió con la procesión del Cristo de las Injurias, que partió de la Parroquia de San Sebastián hasta la capilla Ntra. Sra. de las Angustias, acompañado por la banda de tambores y cornetas de la Hermandad, donde la imagen de las Angustias le esperaba en la puerta para recibir a la imagen del Cristo.

Se trataba de un momento muy importante para la Hermandad, ya que ambas imágenes solo procesionan y salen a las calles de Villarrobledo en Semana Santa.

Tras esto se procedió a la inauguración del arco de Moharras. La placa fue destapada por dos Hermanos de la Cofradía, Juan José Jerez Navarro y José Pérez Haro.

Los actos finalizaron con una misa en honor del Cristo de las Injurias, en la capilla Nuestra Señora de las Angustias.

Villarrobledo

La Cofradía se fundó el 12 de Marzo de 1877, aunque la imagen del Santísimo Cristo de las Injurias es muy anterior a la fundación como Cofradía. Existe documentación que prueba que la imagen del Cristo de las Injurias era venerada en la heredad de Moharras, jurisdicción de Villarrobledo, siendo ya muy conocido por todos en el año 1855, estando concedidos por varios prelados eclesiásticos, 700 días de indulgencias rezando un credo a presencia de esta imagen y otros 100 rezando un Padre Nuestro y un Ave María.

Desde su fundación se traía procesionalmente todos los años a Villarrobledo desde la heredad de Moharras, siendo la última vez que se llevó a cabo esta procesión el día 19 de Mayo de 1852, debido al abandono en el que se hallaba la ermita.

   Se trata de una imagen con una amplia historia a sus espaldas y que, durante siglos fue una de las que mayor fervor despertaba. Desapareció misteriosamente durante la Guerra Civil, y con el tiempo apareció muy deformada ya que, por su excelente madera, servía como tocón para cortar leña a un agricultor de la localidad. Al darse cuenta de la circunstancia y cuando la Semana Santa se reorganizaba la cedió a la Cofradía propietaria para que se llevara a cabo su reconstrucción.

La reforma fue llevada a cabo por el escultor local Jesús Castellanos que, tras un estudio de grabados y fotografías, realizó la obra que puede verse en las procesiones actuales. En su templete, obra del mismo autor, es sacada a hombros por la Cofradía de Moharras con gran fervor generalizado tras la reconstrucción, más tarde se le incluye un trono de mayores proporciones obra del mismo autor que compone el paso actual, costeado en su totalidad por Ramón Moreno Calero, promotor de la Hermandad en la posguerra.

Se instaló en la parroquia de San Blas hasta el año 1957, en el que la prodigiosa efigie fue trasladada a San Sebastián, donde actualmente se encuentra presidiendo el retablo de la Capilla.

Con relación a la heredad de Moharras, destacar que por iniciativa de la Hermandad, y ante el estado de ruinas que presentaba la iglesia, que llegó a ser objeto de saqueos, se decidió desmontar la arcada de piedra de la puerta, y con ayuda municipal, trasladarla a Villarrobledo para lucir actualmente de forma esplendida en la rotonda del Cementerio Municipal de Santa Ana.

Noticias relacionadas

A %d blogueros les gusta esto: