contacto@villarrobledodiario.com

En nuestro espacio de salud, hoy: ‘El sueño’

Villarrobledo

Captura de pantalla 2014-09-03 a las 09.17.28
Fernando Fernández Fernández. Psicólogo.
¿Qué tal has dormido hoy? Espero que bien, si no es así, puede que este artículo te resulte
especialmente interesante, ya que el tema que voy a tratar hoy, es el sueño.

El sueño, es una necesidad vital del ser humano. La sensación de sueño es el modo en que
nuestro cerebro nos dice que hemos agotado nuestras energías y necesitamos dormir para
recuperarlas.

Pero analicemos con más detalle, como funciona nuestro sueño.

El ser humano está sujeto a múltiples ciclos biológicos, entre los que se encuentra el ciclo de
sueño‐vigilia, el cual tiene una duración aproximada de 24 horas. Aunque este ciclo puede ser
modificado, normalmente, durante las horas de sol nos mantenemos despiertos o en estado
de vigilia, mientras que por el contrario, con la llegada de la noche, nuestro cerebro esta
programado para que empecemos a sentir sueño y por lo tanto, la necesidad de dormir para
recuperarnos.

Durante el sueño pasamos por 5 fases:
‐ Fase 1 o Adormecimiento.
‐ Fase 2 o Sueño ligero.
‐ Fase 3 o Transición al sueño profundo.
‐ Fase 4 o Sueño profundo.

Estas primeras 4 fases pertenecen al sueño denominado NO‐REM. A medida que avanzamos
de fase, nuestra activada cerebral se vuelve más lenta y nuestro cuerpo cae en un estado de
relajación profunda. Gracias a este tipo de sueño, reparamos el desgaste sufrido por nuestro
cuerpo a lo largo del día y eliminamos la sensación de cansancio.

Finalmente se encuentra la fase 5 o sueño REM. Las siglas REM, provienen de expresión inglesa
Rapid Eye Movement, (movimiento rápido del ojo). Si observásemos a alguien mientras se
encuentra en sueño REM podríamos apreciar estos movimientos oculares bajo los parpados.
Además durante el sueño REM, nuestro cerebro presenta mucha actividad, tanta como si nos
encontrásemos despiertos, con la diferencia de que nuestro cuerpo es incapaz de moverse.
Todo ello se debe a que durante esta fase se producen los sueños.

Los sueños son creados por nuestro cerebro con el objetivo de recuperarse y descansar. Para
lograrlo, nuestra mente construye una secuencia de imágenes con todo aquello que nuestro
cerebro ha percibido, a nivel consciente e inconsciente, durante las horas de vigilia. Gracias a
los sueños, nuestro cerebro es capaz de: recuperar energías, organizar ideas, asentar nuevos
aprendizajes, desahogar emociones, e incluso, satisfacer deseos no resueltos.

Llegados a este punto, permíteme resolver brevemente una cuestión que, imagino, en este
momento tendrás en mente: “¿Es posible interpretar los sueños?”. Lamentablemente la
respuesta es no. Aventurar nuestro futuro o encontrar respuestas ocultas en los sueños
pertenece más al mundo de la magia y la fantasía que al de la ciencia. La única función de los
sueños, tal y como he mencionado, es dar un respiro a nuestro cerebro.

No obstante, los sueños no dejan de ser un mundo fascinante. Gracias a los sueños nuestra
mente se libera de las ataduras de la realidad y nos permite tener experiencias que serían
imposibles vivir de otro modo. Por otra parte, la ciencia ha demostrado que lo sueños se ven
influenciados por los estímulos externos que suceden mientras soñamos. Por ejemplo, se ha
demostrado que los olores agradables favorecen la aparición sueños placenteros. Por lo tanto
nosotros podemos utilizar este hecho en nuestro favor, introducción olores que nos resulten
agradables en nuestra habitación.

Villarrobledo

A lo largo de la noche, el sueño REM se alterna con el sueño NO‐REM, repitiéndose este
proceso varias veces durante nuestro tiempo descanso. En circunstancias normales el tiempo
que dedicamos al sueño REM equivale al 25% o 30% de todo el proceso del sueño; pero
dependiendo de nuestras necesidades de descanso este porcentaje puede variar. Por ejemplo,
si hemos sufrido un agotamiento severo a nivel corporal es probable que la mayoría de
nuestro tiempo de descanso la pasemos en las fases de NO‐REM, por el contrario si hemos
experimentado un desgaste importante a nivel mental la duración de de la fase REM será
mayor.

Captura de pantalla 2014-09-03 a las 09.20.45
Hasta ahora, hemos visto lo que ocurre en un proceso de sueño normal. Sin embargo, cada vez
son más las personas afectadas por problemas del sueño. Algunas patologías del sueño, tiene
su origen en factores internos del individuo y su tratamiento requiere atención medica. Las
apneas del sueño, los terrores nocturnos, el síndrome de piernas inquietas o el insomnio
crónico, son patologías de sueño que pueden llegar a convertirse en verdaderas pesadillas para
aquellos que las padecen y para quienes les rodean. Independientemente de la afección de la
que hablemos, todo problema del sueño generan en el individuo una serie de consecuencias
negativas tales como: cansancio, somnolencia, irritabilidad, desasosiego emocional, problemas
de atención, problemas de memoria, alucinaciones, e incluso, en caso muy extremo, la muerte
del individuo.

Por fortuna, la mayoría de los problemas del sueño se tratan de problemas pasajeros que
normalmente tiene su origen en factores ambientales. El estrés, el calor, el uso de fármacos o
drogas, así como, una habitación mal acondicionada; son factores que influyen negativamente
en nuestra calidad del sueño.

Con el objetivo de garantizarnos un buen descanso, la psicología nos ofrece una serie de
herramientas muy eficaces para mantener una buena higiene del sueño:

‐ Mantener un horario fijo para acostarnos y levantarnos.
‐ Acondicionar nuestro dormitorio para que resulte cómodo y agradable.
‐ Eliminar cualquier distracción de nuestra habitación.
‐ Evitar siestas de larga duración.
‐ Practicar deporte suave a última hora de tarde.
‐ Cenar ligero.
‐ Establecer una rutina diría, en los momentos previos a dormir, que nos ayude a
conciliar el sueño: ducharse, ponerse el pijama, tomar una infusión relajante, lavarse
los dientes y a dormir.
‐ Y recordar que la cama es para dormir y no para ver la televisión, jugar con el móvil o
navegar por internet.

Todas estas indicaciones, son pautas generales que favorecen una correcta higiene del sueño y
por tanto, aumentan las probabilidades de disfrutar de un buen descanso. No obstante, le
recomiendo, que si usted sufre algún problema del sueño que afecte a su calidad de vida,
acuda a algún profesional que pueda estudiar detenidamente su caso y le facilite pautas más
específicas para mejorar su situación.

Sin más me despido, no sin antes desearle un buen descanso y felices sueños.

Captura de pantalla 2014-09-03 a las 09.17.28

Fernando Fernández Fernández. Psicólogo.

Noticias relacionadas

A %d blogueros les gusta esto: