contacto@villarrobledodiario.com

En nuestro espacio de salud, hoy: ‘Cefaleas’. Por María Teresa Montejano

Villarrobledo

Captura de pantalla 2014-09-17 a las 08.39.57
¡Qué dolor de cabeza!, ¿quién no ha utilizado esta frase alguna vez en su vida?. La cefalea también conocida como “dolor de cabeza”, es una de las formas de dolor mas comunes en el humano. Todos, a lo largo de nuestra vida hemos sufrido algún tipo de cefalea en un momento dado, aunque su frecuencia no tiene por qué ser asociada a un problema grave.

Debemos distinguir dos grupos principales de cefaleas, las primarias, las cuales no tienen relación con ninguna patología, como son las migrañas o jaquecas, las cefaleas tensionales y las de racimo. Y por otro lado tenemos las secundarias, que se producen como consecuencia de algún otro problema de base, como pueden ser un resfriado, una gripe, hipertensión arterial, falta de ingesta de líquidos…
En este artículo nos vamos a centrar en las cefaleas tensionales, que es el tipo que podemos trabajar desde la fisioterapia.

El dolor de cabeza de origen tensional puede ir acompañado de sensación de mareo y este suele localizarse en diferentes zonas como la parte frontal de la cabeza, las sienes, parte posterior de la cabeza e incluso en la zona cervical, todo esto es producido por una tensión muscular importante del cuero cabelludo y musculatura cervical. Esta tensión se puede deber a factores como el stress, las malas posturas o posturas mantenidas en el trabajo o en los gestos cotidianos, así como a la hora de dormir. Todo esto provoca una contracción progresiva de la musculatura , la cual llega a un punto en el que no puede relajarse por si sola dando lugar a una contractura muscular. Otro factor que puede provocar este tipo de cefalea son los problemas de la articulación de la mandíbula, como un exceso en la presión de la mordida o el bruxismo.

Villarrobledo

Captura de pantalla 2014-09-17 a las 08.39.45

Aunque no es un problema grave, si que puede llegar a ser muy molesto e incapacitante, es por esto que se debe poner solución cuanto antes, ¿y cómo lo podemos hacer?:
Suprimiendo los factores de riesgo diario, tanto en casa como en el trabajo: mantener buenas posturas, evitar movimientos repetitivos y durante un largo periodo de tiempo, coger pesos correctamente…
Ingesta de analgesícos o relajantes musculares, siempre prescritos por nuestro médico
Acudiendo a nuestro dentista si notamos que apretamos mucho los dientes o los rechinamos. Él nos aconsejará que soluciones hay para evitarlo, como puede ser una férula de descarga
Tratmiento de fisioterapia: son muchas las técnicas que podemos utilizar desde la fisioterapia, entre ellas, masaje de descarga de la zona cervical y mandibular (si es necesario), estiramientos cervicales, corrientes analgésicas, aplicación de calor local, y sobre todo una buena higiene postural.
También es importante un mantenimiento físico aunque no estemos en un periodo de dolor, y esto lo podemos hacer a través de diferentes actividades físicas en las que los objetivos sean fortalecer y flexibilizar la espalda en general, como pueden ser pilates, yoga y natación.

Lo mas importante de todo es ser conscientes, tanto para este problema como para otro cualquiera, que nuestro cuerpo es un bien que tenemos que cuidar para que dure el máximo tiempo posible y en las mejores condiciones.

María Teresa Montejano-Fisioterapeuta

A %d blogueros les gusta esto: