contacto@villarrobledodiario.com

En cartas al director: ‘Se dice, se comenta…’

Villarrobledo

Captura de pantalla 2015-08-10 a las 12.51.09Hace escasos días salió a la luz algo que prácticamente todo el mundo sabe, pero nadie podía demostrar: Cargos electos del ayuntamiento reciben de manera generalizada entradas gratuitas para los conciertos de la Feria. Un concejal del Ayuntamiento denunció que estas entradas se le hicieron llegar de forma poco transparente. El documento que publicó a continuación en las redes sociales indica que las devolvió por registro para que quedara constancia de lo ocurrido.

 El hecho en sí parece insignificante; pero si nos detenemos a pensar sus implicaciones, nos damos cuenta de la gravedad del asunto. Muestra que hay personas que, por trabajar en el Ayuntamiento, tienen unos privilegios fuera del alcance del resto de vecinos de Villarrobledo. Hay quienes lo defienden afirmando que son gastos de representación; que los concejales deben estar presentes en las actividades que se realicen en el pueblo. Si esto fuera así, me gustaría saber por qué se regalan varias entradas por concejal -suponiendo que todos hayan recibido el mismo número, se han repartido 42 por concierto-. También me gustaría saber qué ganancia en representación hay si lo comparamos con que sólo acudiera el Alcalde o, como mucho, el concejal del que dependa la organización. Es mas, si fuera una cuestión de que las instituciones deben aparecer en estos eventos, el Ayuntamiento debería publicar de oficio quién o quiénes lo van a representar en cada uno de ellos.

Villarrobledo

 Relacionado con lo anterior, hay que prestar atención a las formas en que se entregaron las entradas: En sobre y con la mayor discreción. Alguien que sepa que lo que hace es correcto no necesita actuar con estos subterfugios. Aparte de lo dudoso del argumento de la representación -al fin y al cabo un concierto no es un acto oficial-, esta es una cuestión de ejemplaridad; y aprovechar los cargos públicos para obtener un beneficio personal es de todo menos ejemplar. Aunque estos hechos no suponen una gran pérdida económica para el pueblo, sí son un duro golpe para la imagen de sus instituciones. Teniendo en cuenta el sueldo de un concejal liberado -unos 2600 euros-, el coste de una una entrada supone bastante poco en comparación con el desprestigio que se le ahorra al Ayuntamiento.

 Otro argumento bastante oído y sobre el que me gustaría reflexionar es que, si los concejales pueden costearse las entradas con su sueldo, que se paguen también el teléfono oficial. Cualquiera entenderá que son dos casos radicalmente distintos: En cualquier puesto de trabajo, el empleador ha de proveer al empleado los medios para realizar su trabajo; de modo que el sueldo quede como una retribución por su trabajo. En el caso de un representante público, que tiene la obligación de reunirse con vecinos y otros representantes, es lógico que se pongan a su disposición un teléfono y un despacho; porque los necesita para trabajar. Unas entradas para los conciertos no.

 En definitiva, quienes gobiernan este pueblo han manchado la imagen de la institución a la que representan. La próxima vez que tenga lugar un evento de este tipo y no salte ningún escándalo por las entradas; nos quedará la duda de si es que se han abandonado estas prácticas o solo que ya no se le dan estos privilegios a quienes los denuncian.

 Solo me queda felicitar al concejal de Se Puede Villarrobledo por esta actuación; que nos ha permitido saber un poco más sobre cómo funciona nuestro Ayuntamiento.

 César Enríquez Fuentes

A %d blogueros les gusta esto: