contacto@villarrobledodiario.com

El Algarve Bike Challenge con presencia de Villarrobledo

Villarrobledo

CRÓNICA PERSONAL DE ANTONIO MARTÍNEZ CUENCA
Como dicen los políticos, no es bueno legislar en caliente, y el hacer una crónica igual, mejor tomarse unos días para estabilizar cuerpo y alma.

Este fin de semana ha sido como irse hacer un Máster, en este caso de Mountanbike, primero porque la prueba en si es durísima, tanto por distancias y acumulado, como por el terreno, y lo segundo y más importante, el MAESTRO que ha impartido las clases, en este caso mi binomio y compañero Lucho.

Después de 6 horas de viaje atravesando de norte a sur Andalucía, el viernes llegamos con buena hora al Algarve, localizamos el hotel tras preguntar a varios viandantes, donde comprobamos el ambientazo que había en recepción y alrededores, tipo ABR.

Ponemos rápidamente el huevo, y nos vamos hacia la plaza de Tavira para realizar la etapa prólogo nocturna por las calles del casco antiguo. Hasta que nos tocase la hora de salida, sobre las 20:40, dimos varias vueltas de reconocimiento a un circuito de 3 km. divertidísimo entre calles estrechas, parques, bajadas por escaleras, puentes y avenidas, todo semi alumbrado por antorchas, cosa que aconsejaba llevar un foco de luz para esos sitios más oscuros.

La salida era sobre un tablado con un arco de RedBull, dos pajeras a la vez, con parciales de 1 minuto. Lucho sale como un misil, yo detrás del él algo más rezagado y rápidamente nos distanciamos de la otra pareja, me lleva con el gancho, la respiración al mil, lo doy todo, las escaleras las bajo a toda pastilla, en la zona más oscura me deja pasar para alumbrarme y al salir doblamos rápidamente a otra pareja, entrando a meta con un tiempo de 5:54, puesto el 109 de 240.

El segundo día, el sábado es cuando empieza lo bueno de verdad, por delante 90 km. con 2.350 mts. de desnivel acumulado. Salidas escalonadas cada 7 minutos por grupos de porcentajes de bonificación según edad y sexo de las parejas, nosotros estábamos en del 3% (un Elite y un Máster 40), sobre un bloque de 40 parejas calculo. Salida relativamente tranquila, por avenidas y carreteras, vamos en el grupo cabecero, pero rápidamente nos adentramos en caminos e iniciamos una dura subida, Lucho se me distancia e intento descolgarme lo menos posible, al poco coronamos y empieza una bajada técnica donde el tapón me hace recuperar oxígeno.

Pero poco me iba a durar la alegría, a partir de aquí empieza un grandísimo calvario para mí, subidas durísimas, porcentajes muy altos, con todo metido, bueno, todo no, me doy cuenta que el piñón 36 no me entra ¡¡.. joer ..!! esto se va hacer aún más duro, con la 29er. y con un 32 a subir porcentajes del 20%, madre de dios, ala a meter riñones “al jerez”. Nos pasan muchas parejas, no consigo estabilizar puesto, sufro mucho, bueno, mucho no, muchísimo, las subidas son muy largas, y las bajadas rapidísimas, siendo la recuperación muy corta.

A todo esto, ves cómo te pasan los bloques de los porcentajes inferiores al nuestro que han salido detrás de nosotros, es impresionante ver pasar a lado de ti a los profesionales y más fuertes en pleno esfuerzo, eso no se puede describir, nada más que oírles respirar se te ponen los pelos de punta, donde saco un aliento extra para decirles “.. animo campeones ..”

Yo mientras sigo con mi particular calvario, Lucho dándome continuamente ánimos y estrujándome las entrañas para sacarme todo lo que llevo dentro, así continuamente, en todo momento pendiente de mí, bajando marcándome la trazada, marcándome los cruces, las ramblas, los peligros, todo era un continuo guiar para perder el menor tiempo posible.

Villarrobledo

Si fuera poco, en el ecuador de la carrera, se nos pone a llover, un agua fría hace que las pocas chichas de Lucho más que llevaba la caldera a medio gas, se quedará algo frío, yo por mi parte, no notaba el frío, echaban humo las gotas el tocar mis “magras”.

A partir de aquí y teniendo en cuenta que el mayor acumulado ya estaba hecho, empezaba una zona de recuperaciones y de entrada a sendas por riachuelos, con algún que otro tapón, eso me hace oxigenarme y espabilarme. El Lucho muy hábil en estas zonas y yo detrás, comenzamos una remontada continuada, además de que la gente empezaba a estar algo “atufada”.

Decir que el GPS ni lo miraba, rápidamente me di cuenta que era imposible, había que espabilarse y dejarse llevar con el resto de participantes, beneficiándonos de sus rectificaciones y siempre teniendo una referencia visual que nos garantizase el trayecto correcto. Esto fue a la postre una gran estrategia que nos salió muy bien, ya que continuamente la gente se perdía en los cruces y tenía que volver al trayecto correcto.

La última parte fue un terreno muy pestoso, continuos rompepiernas, no muy grandes, pero no te permitían ciclar limpiamente, zonas de sendas que enlazaban uno y mil caminos agrícolas, vamos a reserva ya, tanto de líquidos como de alimento, los km. pasaban muy despacio, siempre rezando para que no llegasen los temidos “calambres” y con esto, desembocamos en una carretera que nos lleva hacia Tavira, siempre a rueda de Lucho entramos a meta cogidos de la mano con un tiempo de 5:19:25 y puesto el 73 de 240.

Me tiro al suelo casi exhausto, el esfuerzo ha sido brutal, en todo momento mi maestro me ha estrujado todo el jugo y ha sacado de mí unos límites que desconocía hasta el momento.

Después de una rehidratación sin cerveza ni vino, ósea agua, y un plato de garbanzos con balacalo nos vamos a la habitación del hotel para tumbarnos en la cama e invocar a dios para que me devuelva mi alma.

Tercer y último día, etapa de 75 km. con 1.925 mts. poco más que añadir de lo dicho anteriormente, si cabe, que uno va mucho más cansado, que las piernas te duelen, que las pulsaciones son menores, que te cuesta más coger el ritmo máximo, que el perfil es aún más rompepiernas, todo esto da como resultado otro calvario aun mayor, un sufrimiento y continuo el buscar de donde crees que no hay para que en cada rampon des todo lo que llevas dentro para no perder la grupeta, para que en las bajadas sigas la trazada de todos y sigas, y sigas hasta que … a falta de 20 km. un pinchazo se interpone en el camino de la rueda de Lucho y nos obliga a parar dos veces, una para meter aire comprimido creyendo que era suficiente, pero no tapa, paramos una segunda vez y vemos un clavo de 7 cmts. atravesar su rueda, increíble, ponemos recamara rápidamente y continuamos.

Pero hemos perdido varios grupos, unos 30 puestos calculo yo, de igual forma, nos enganchamos a una pareja para ser guiados no sin ello a cambio de un esfuerzo tremendo para no perdernos y ser guiados en todo momento, entrando en meta con un tiempo de 4:46:16 y puesto el 84 de 240.

Clasificación final, el 77 de 240, con un tiempo total de 10:11:36, 170 km. y 4.275 D+.

Desde aquí quiero darle las gracias por todo lo aprendido, vivido, disfrutado y compartido con mi compañero, amigo y binomio Lucho Jesus Muñoz Garcia , todo un ejemplo a seguir, como persona y como profesional del mundo del ciclismo.

Aquí os dejamos con algunas de las imágenes de la prueba:

Noticias relacionadas

A %d blogueros les gusta esto: