contacto@villarrobledodiario.com

El alcalde recibe al villarrobledense participante en el triatlón Ironman de Zúrich

Villarrobledo

 

Lozano-1

Imagen del triatleta villarrobledense, Joaquín Lozano.

El triatleta de Villarrobledo, Joaquín Lozano Caballero, ha sido recibido por el alcalde de Villarrobledo, Valentín Bueno, en la Casa Consistorial, después de haber tomado parte de forma notable en la prueba Triatlón Ironman, celebrada en Zúrich, y considerada una de las más duras del planeta.

Joaquín Lozano Caballero, dio a conocer a Valentín Bueno, las sensaciones vividas en carne propia, durante la celebración el pasado día 27 de julio, en  el Triatlón Ironman,  celebrado en Zúrich, y en el que según reveló tuvo que cubrir 4 kilómetros a nado, 180 en bicicleta y 42 de marcha a pie, en poco más de 12 horas.

Villarrobledo

Lozano, piloto de helicóptero del SESCAM en Albacete, indicó que ha sido corredor desde siempre,  y señaló que se planteó este reto con un compañero de trabajo,  al tiempo que destacaba la dureza de la preparación que debe llevarse a cabo por espacio de ocho meses para poder tomar parte en esta prueba, con un solo día de descanso a la semana.

Pese a quedar  clasificado en la mitad de la tabla entre cerca de 3.000 participantes de todo el mundo, expresó su deseo de volver a la prueba suiza el próximo año para mejorar sus tiempos,  y matizó que  tras participar este año, había sido una grata experiencia, así como una gran satisfacción personal.

Por su parte, el alcalde Valentín Bueno, felicitó a Joaquín Lozano por participar en esta interesante prueba, sobre la que dijo que era necesario contar con una voluntad de hierro, y muchos meses de esfuerzo y dedicación, y le agradeció que llevara el nombre de Villarrobledo en las pruebas en la que toma parte por todo el mundo,

El regidor local, expresó su deseo de que no ceje en su empeño de continuar en el futuro tomando parte en este tipo de eventos deportivos, en los que se pone al límite la resistencia de un buen deportista.

El acto se cerró con la entrega de un obsequio de la típica tinaja de barro que tanta fama dio en otros tiempos a Villarrobledo, así como de una reproducción del pergamino en el que el los Reyes Católicos, conceden a Villarrobledo el título de Villa, fechado en el año 1476.

Noticias relacionadas

A %d blogueros les gusta esto: