contacto@villarrobledodiario.com

Dos Villarrobledenses del Plus15 Gobik Team en la 2ª Vuelta Btt a Cordoba

Villarrobledo

46

CRÓNICA PERSONAL DE ANTONIO MARTÍNEZ CUENCA

Hacía ya tres años, desde que asistí a la Andalucía Bike Race de que no volvía a lo que considero la mejor sierra para la práctica del mountanbike, la Sierra Cordobesa, no solo por su abundante y variada vegetación, sus miles de senderos limpios, sus valles, sus ríos, sus duras subidas, todo en su conjunto es a mi modo de parecer la “Meca” de cualquier buen biker y como tal, debe alguna vez visitar en su vida.

El sábado por la mañana nos desplazamos junto a mi compañero Joaquin El Mudo, que formaríamos pareja en esta competición, a Córdoba capital para llegar a buena hora y localizar sin problemas gracias a los maravillosos GPS el Hotel concentración, recogida de acreditaciones y hacemos tiempo hospedándonos en el hotel, vestirnos de romanos e irnos a la zona de salida.

1ª Etapa, que consistiría en una crono escalada de 4,5 km. la mítica subida del Reventón, primero por senderos y posteriormente, tras unos metros de asfalto, camino durísimo de piedra y gran pendiente entre el 10-15%. Nos tocaba a las 14:45, y puntualmente nos dieron la salida, el Mudo tira fuertísimo, tanto que a los pocos metros casi ni lo veo, tiene que recular y esperarme, yo como de costumbre, semi agónico voy dándolo todo, pero veo que no llevo alegría, la respiración me cuesta mantenerla limpia, y es que el catarro que llevo acarreado toda la semana, empieza a dar la cara en su forma más cruel. Por su parte El Mudo, el hecho de ir sobrado, se dedicaba provocar los ánimos y aplausos del mucho público que se había dado cita, y que gracias a ello, uno se esforzaba aún más si cabe para superar esas duras pendientes. Llegando a meta con un tiempo de 23:12:96, el 310 de unos 400 que tomamos la salida.

Rápidamente comprobamos que el nivel que se había dado era impresionante, prácticamente es un autonómico, se habían dado cita toda la elite de comunidad Andaluza, más algún que otros campeones foráneos de comunidades limítrofes, llegando a la conclusión de que el más “globero” del pelotón era yo.

Pero no hay miedo, todo lo contrario, aquí es donde uno viene a curtirse, es como un Máster donde recibe lecciones del máximo nivel y hay que aprovechar la ocasión. Tras una visita a la ciudad, su casco antiguo y una cena en un restaurante italiano nos retiramos a nuestros aposentos para concentrarnos en la etapa del siguiente día.

2ª Etapa, amanece el día y comentando con el camarero mientras tómanos el desayuno, nos asegura de que ha estado toda la noche lloviendo, lo cual nos hace cambiar de planes y salir con la Bruce Lee 29er. para tener más garantías con el posible barro y seguridad en las bajadas.

Villarrobledo

Nos dirigimos a la zona de salida, esta vez en el centro de Córdoba, tras conversaciones con los amigos y conocidos nos dirigimos a la zona de salida y puntualmente se da la salida. Por las anchas avenidas, a 40 kmh. con el suelo mojado, rotondas y cedas el paso, hacía llevar mil ojos y tener máxima precaución. Rápidamente nos adentramos en el campo, por veredas anchas y tras una dura subida de selección, iniciamos una bajada hacia la famosa pista paralela al canal.

Unos 7 km. por una pista llena de charcos y lagunas más bloques de bikers a rueda a 30 kmh. fue la combinación perfecta para empaparnos de los pies a la cabeza de barro y agua, esto fue un verdadero infierno, afortunadamente giramos a la derecha y nos adentramos a la sierra.

Aquí comprobé que mi compañero no venía, ni estaba delante esperándome, ni por detrás lo vi descolgarse, por tanto, algún problema grave tuvo que tener en la salida. Como tenemos bien aprendida la lección, en estos casos siempre hay que seguir y yo seguí al máximo, el seguro que no me defraudará.

Una vez prácticamente estabilizado puesto, intento mantenerlo cogiendo unas referencias de parejas, y así fue hasta que en el km. 20 aparece El Mudo de frente, me cuenta que ha rajado neumático en las calles, ha tenido que reparar y ha sido acompañado por la organización y reintegrado en la carrera en este punto. A partir de aquí, mi compañero siempre delante tirando de mí, animando continuamente, marcándome perfectamente las bajadas, los cruces, los giros, era un perfecto GPS. Yo mientras tanto, dándolo todo, manteniendo todo lo ganado, arriesgando lo justo, tratando al mecánica al máximo, ya que el barrizal era tal, que continuamente se venía gente averiada.

Solo fue en la parte final, a la altura del campo de Golf, cuando empecé a disfrutar al máximo de la carrera, ya que estaba todo lo duro echo, por delante hasta línea de meta, una larga y preciosa bajada de sendas que si no fuera porque las pastillas de los frenos de disco se habían volatilizado, hubiera sido un verdadero orgasmo, llegando a meta con un tiempo de 4:03:25, posición 115 de los más de 400 que tómanos la salida.

Una ducha rápida en unas gorrineras, una buena comida de paella en el hotel de la organización y vuelta a casita para terminar de ver el desfile los carnavales de Villarrobledo. La próxima más y mejor, GoPower!!!

© 2015 Microsoft Términos Privacidad y cookies Desarrolladores Español

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

  1. Antonio Martinez

    Gracias … GoPower!!!

A %d blogueros les gusta esto: