contacto@villarrobledodiario.com

Concentración a favor de los “represaliados” tras la visita a Villarrobledo de María Dolores de Cospedal

Villarrobledo
Captura de pantalla 2015-02-11 a las 10.46.55

Imagen de la concentración de ayer en la Plaza de Ramón y Cajal.

La Plaza de Ramón y Cajal de Villarrobledo acogía este martes, una concentración a favor de los “represaliados” por María Dolores de Cospedal en Villarrobledo y San Clemente. 

En esa concentración, recordaron que el pasado  24 de julio de 2013, algunos ciudadanos de Villarrobledo se acercamos a la Plaza de Ramón y Cajal, con motivo de expresar libremente su descontento y rechazo a los múltiples recortes y privatizaciones en educación, sanidad servicios sociales, y agresiones como la fractura hidráulica y el basurero nuclear, por citar algunos, que el gobierno de la Comunidad Autónoma de Castilla-La Mancha está llevando a cabo y que en ese día se personificaban en la propia Presidenta María Dolores de Cospedal a través de una visita institucional a Villarrobledo.

Con el simple ánimo de hacer  explicitas sus quejas y reivindicaciones y sin ánimo de ofensa,  explican que hicieron una  muestra de sus opiniones  a través de carteles, en ningún caso insultantes u ofensivos, y usando su voz, todo esto dentro del marco establecido por la Guardia Civil de Munera a la que en todo momento hicieron caso, según subraya,  y la que les delimitó  el espacio en que transcurrió la protesta y les comunicó la validez de sus actos en relación a su oportunidad y la corrección de los mismos.

Cuando ya la protesta llevaba bastante tiempo, varios agentes de la Guardia Civil procedieron a tomar los datos a algunos de los allí presentes, en algunos casos esgrimiendo el argumento de que esa “selección” se hizo como ejercicio rutinario y por órdenes que recibían.

Posteriormente la Subdelegación de Gobierno les enviaría una multa a todos los identificados por un importe de 150 euros, según ellos por “proferir gritos y numerosas pitadas incitando al resto de viandantes a que se unieran a dicha actuación, alterando con su proceder la Seguridad ciudadana“.

Villarrobledo

Los afectados por esta medida “entendemos, una vez que se ha hecho caso omiso a nuestras alegaciones (en varias ocasiones) y  no se ha tenido en cuenta ni a los múltiples testigos ni los vídeos íntegros de la protesta que hemos presentado, que esta actitud de la Subdelegación de Gobierno responde a una estrategia general,  definida desde la presidencia de la Comunidad, que tiene como objetivo la intimidación de los ciudadanos, que tan solo ejercen su derecho a la libre expresión y reunión. Por eso denunciamos que se acose a los ciudadanos, máxime cuando esto se hace gastando los recursos de todos: no podemos dejar pasar la contradicción y el ataque a la democracia que supone la utilización del personal de la Subdelegación así como a la Guardia Civil, pagada por todos los ciudadanos,  para reprimirlos y evitar que hagamos expresión pública de nuestras ideas, críticas, o sentimientos personales. Y es lógico que esta expresión de malestar se haga coincidiendo  con la visita de autoridades políticas”.

Esta represión ciudadana, según indican, “este intento por sembrar el pánico y el terror entre los ciudadanos, es más propia de regímenes dictatoriales que de una democracia. Por eso queremos denunciar la burorepresión que los ciudadanos estamos recibiendo por parte de la administración,   consistente en denuncias, multiplicación de trámites burocráticos, utilización de los cuerpos de seguridad del estado,  lo que provoca una tremenda indefensión  de todos y cada uno de nosotros. También queremos agradecer todas las muestras de solidaridad que hemos recibido por parte de nuestros vecinos y compañeros, lo que demuestra que ninguna represión va a conseguir amedrentar al pueblo. Y queremos mostrar nuestra solidaridad con los múltiples casos de denuncias injustificadas en la toda la región y en todo el estado, como en el de los profesores de Guadalajara, que podría incluso llegar a penas de cárcel”.

En definitiva, concluyen, “la persecución que se hace a todos aquellos que ejercemos nuestro derecho de expresión, se esgrime por parte del poder político de la Junta como una herramienta de disuasión y persecución que es extensible a todos los ciudadanos. Pero que en ningún caso va a llevar al acallamiento o finalización de las protestas. Máxime cuando éstas son legítimas y conforme a derecho dentro de un estado democrático como debería ser el nuestro”.

A %d blogueros les gusta esto: