contacto@villarrobledodiario.com

Comunicado de Izquierda Unida sobre la propuesta de constitución de la Mesa de la Uva

Villarrobledo
Captura de pantalla 2015-10-07 a las 12.42.35

Imagen de Manuel Angel Clemente, concejal y portavoz de IU- Ganemos en Villarrobledo.

La Asamblea de Izquierda Unida – Ganemos Villarrobledo analizó el pasado jueves 24 la proposición de moción de Se Puede Villarrobledo al Pleno del Ayuntamiento en la que se planteaba la creación de una denominada “Mesa de la Uva”. Considerando que esta propuesta era demasiado ambigua y confusa, se acordó que nuestro concejal planteara esas consideraciones en el Pleno y que, de no ser aclaradas suficientemente y en un sentido acorde a nuestros planteamientos, nuestro voto debía ser la abstención. Así fue finalmente.

Entendíamos, y así lo confirmó en el Pleno el portavoz de SPV, que esta propuesta no procedía de una asamblea de los agricultores de Villarrobledo. Esto es para nosotros un elemento fundamental, porque sólo así estaríamos hablando de crear una mesa en las condiciones y para los fines que demanden realmente los agricultores. Y sólo así los agricultores tendrán suficiente fuerza para defender sus intereses.

Además, en el Pleno, el portavoz de SPV confirmó nuestro análisis, reconociendo una “ambigüedad intencionada” en la moción. Esto para nosotros es muy peligroso, pues podría darse incluso el caso de que la mesa acabara justificando, con la complicidad de nuestro Ayuntamiento, unos precios por debajo de los costes de producción. Porque para nada queda claro quienes compondrían esa mesa.

Villarrobledo

Entendemos que esta moción no ataca la base del problema, que es la tendencia al monopolio tanto en la producción como en la elaboración vitivinícolas. En Villarrobledo, como en el resto del estado, asistimos a una progresiva concentración de la propiedad que está llevando a la acumulación de la mayoría de la producción en manos de muy pocos, que además coinciden en sus intereses con los dueños de las bodegas. Este proceso es la base de un caciquismo que impide a los pequeños y medianos productores sobrevivir, a la vez que también acaba con la agricultura tradicional. Es inherente al capitalismo que el pez grande se coma al chico. A eso lo llaman “libre” competencia. La situación del precio de la uva que ahora preocupa a todos no es más que la consecuencia de ese caciquismo, de esa situación de dependencia a la que están sometidos los pequeños y medianos agricultores.

Nosotros consideramos que el Ayuntamiento no puede ser un simple árbitro en un combate totalmente desigual y cuyo resultado está decidido de antemano. Por el contrario, el Ayuntamiento debe tomar partido por los pequeños y medianos agricultores, con el objetivo de cambiar esas bases a partir de las nuevas formas de cooperativismo, como el mejor camino a seguir hacia la colectivización de la tierra, que es en última instancia la única forma de escapar a la ruina a la que conduce el capitalismo a la mayoría de los agricultores. Es en este contexto donde hay que enmarcar la consecución de unos precios de la uva dignos y suficientes. Porque no seamos ilusos: no podemos pensar que en un par de reuniones a toda prisa se va a conseguir ese precio. Cambiar esa situación pasa por trabajar durante todo el año desde formas de cooperación entre este colectivo.

Todas estas cuestiones son las que no afronta la propuesta aprobada por los otros grupos municipales, cuyos discursos en el pleno también fueron ambiguos, inconcretos y confusos. Y no exentos de oportunismo.

En el proceso que se ha abierto Izquierda Unida – Ganemos Villarrobledo trabajará para:

  • Que sean los pequeños y medianos agricultores organizados en Asamblea quienes protagonicen el proceso y esta mesa, con el apoyo decidido del Ayuntamiento.
  • Que sea esa Asamblea la que debata y apruebe las formas y contenidos de negociación con los bodegueros y con el resto de agentes que se relacionan con el sector. Y que cualquier forma de representatividad esté sujeta en todo momento y de manera estricta a la Asamblea.
  • Que la mesa, o preferiblemente la Asamblea, no solo tenga como fin la negociación de los precios, sino la defensa de los agricultores en todos los sentidos: económicos, legales, sociales,… Y que genere verdadero asociacionismo, impulsando mecanismos de cooperación en los distintos aspectos de la producción y, además, permitiendo a los partícipes constatar las ventajas de la cooperación y la acción comunes como forma para conseguir objetivos colectivos.
A %d blogueros les gusta esto: